FUEGO AMIGO. Por Vicente Massot .

Aunque hubiese sido planeado —algo que debe desestimarse por absurdo— el ejercicio gubernamental no hubiera podido ser peor que el desenvuelto en los dos primeros meses de un año electoral decisivo. La inconcebible serie de pifias, gazapos, incoherencias, inconsistencias y desaciertos en el manejo de la cosa pública resulta difícil de entender, por mucho que nos esforcemos. Puestos a enumerar, a mano alzada, algunas de las razones que podrían explicar un fenómeno pocas veces visto antes, tres sobresalen del resto.

Los sectores más radicalizados del arco opositor afirman que la actual administración se halla poblada por un conjunto de inútiles. Por supuesto, la acusación es tan tremendista como falsa. Representa una generalización que mete a todos en una misma bolsa, sin distinguir a los talentosos de los incapaces. Hay quienes, en cambio, apuntan al hecho de la herencia recibida, la envergadura de los problemas que no tienen solución ni rápida ni sencilla y la sobrecarga de trabajo de un Poder Ejecutivo, sobre todo, que se encuentra sobrepasado y carente de respuestas. Es posible que a Mauricio Macri esta explicación le quepa. No así a la totalidad del gabinete. Por fin, no han faltado voces que hacen hincapié en la falta de coordinación y de conducción de un equipo que sólo parece existir en la teoría. En la práctica luce falto de reflejos y anarquizado.

Como quiera que sea, lo cierto es que a esos errores los reconocen todos por igual, oficialismo y oposición. Con el agravante, además, de que ninguno ha sido forzado. Que se sepa no hubo un plan para desestabilizar al macrismo, ni una crisis económica mundial semejante a la acontecida en el año 2008, ni tampoco un cataclismo climático que hubiese reducido al mínimo la cosecha fina y gruesa. Nadie ha puesto al gobierno contra la pared. Lo curioso es que está contra las cuerdas por un conjunto de torpezas propias e ininterrumpidas. Con lo cual volvemos al principio. ¿Qué lleva a una persona caminando por un jardín, en un día luminoso, sin prisas ni arrebatos, a pisar un rastrillo que está a la vista?

No hay una razón, pura y exclusivamente. Nunca la hay. En la política, como en la vida, existe la causalidad interdependiente. Para decirlo sin circunloquios: Mauricio Macri está superado por los acontecimientos, a pesar de la voluntad que pone y de la claridad de su diagnóstico respecto de los desafíos que enfrenta. Detiene un penal y sus laderos le meten tres goles en contra. Marcos Peña resulta un ministro coordinador incompetente. Es como si hubiese aprendido a jugar al futbol en el balcón de su casa y, sin estaciones intermedias, se creyese capacitado para enredarse en un picado en el Bajo Flores. El equipo económico lisa y llanamente no existe. Cada uno cuida su quintita lo mejor que puede y obra en consecuencia

Si los traspiés sufridos por el oficialismo, aunque notorios, fuesen poco trascendentes, la cuestión no sería de temer. Pero sucede lo contrario: son permanentes, notables y tienen consecuencias que pueden terminar resultando gravísimas. El desmanejo en el tema del Correo pone en tela de juicio la bandera de la trasparencia macrista. No porque de buenas a primeras la población suponga que el presidente es corrupto, sino porque una parte considerable de la opinión publica piensa qué hay conflicto de intereses y que no hubo claridad en la forma como se lo presentó. Otro ejemplo es el de los aumentos convenidos por la banca pública con los gremios, que excedió con creces el 17 % que había fijado como pauta inflacionaria el gobierno.

En sus comienzos Macri intentó —hablando mal y pronto— meter por la ventana a dos nuevos ministros en la Corte Suprema de Justicia. La grita que generó hizo que retrocediera y reconociera su equivocación. Después vinieron los aumentos tarifarios. La comunicación fue pésima y la falta de timing también. Nueva marcha atrás. A los hechos ya reseñados del Correo y el gremio bancario es menester sumarle el tema de los feriados, el de las jubilaciones y el decreto de necesidad y urgencia referido a las ART. En todos y cada uno el gobierno obró de la misma manera. Metió la pata sin que nadie lo obligase a hacerlo, sufrió el rechazo de la gente, de la clase política y hasta de parte de sus aliados. Luego reconoció el yerro y desandó lo andado.

Una vez está bien. Dos vaya y pase. Tres es preocupante. Cuatro en seguidilla resulta inadmisible. El macrismo ha convertido lo que en términos políticos debe ser una excepción —la práctica de prueba y error— en un sistema de acción. Con esta particularidad, no del todo percibida por las máximas autoridades del país: si bien la idea de aparecer ante las cámaras, dar la cara y reconocer que se han equivocado es una muestra de responsabilidad, a la larga, si se repite una y otra vez, termina siendo una muestra de incompetencia.

De los desmanejos que venimos tratando, hay uno alarmante si se considera el objetivo inflacionario anunciado por el gobierno. La decisión de aumentar tarifas de servicios públicos y reconocerle al gremio bancario un aumento salarial de 38 %, superior a la pauta inflacionaria para el 2017, lo que ha puesto de manifiesto es que esa pauta la han hecho volar por los aires. No existe sindicato ninguno —salvo que quiera suicidarse— que con ese antecedente negocie en las paritarias aumentos inferiores a 23 %.

Así, tendremos de ahora en más expectativas inflacionarias crecientes en medio de un cuadro receso. No significa esto que la economía vaya a complicarse de tal manera que la situación se vuelva inmanejable en lo inmediato. Nada de eso. A lo que apunta el comentario, con los comicios legislativos a la vista, es que las incoherencias del gobierno tienen efectos en materia económica y social en cadena, todos ellos contraproducentes, que bien pueden poner en riesgo sus chances de ganar en octubre. Nada más y nada menos.

Fuente: Prensa Republicana




LE DOY MI PALABRA. Por Edgardo Arrivillaga.

La polémica suscitada entre el ensayista Katz y las organizaciones de derechos humanos tiene un extraordinario fondo de desinformación.
La contabilidad exacta de los llamados desaparecidos, en realidad fueron ejecutados, se encontraba en manos de dos asesores de Juan Pablo II. Fueron el padre Vaquis y el padre Cavalli, quienes entregaron el listado a un operador de la Marina de Guerra que los trajo a Buenos Aires mediante una complicada maniobra en la cual una fotocopia del listado fue arrojada en un basurero de Fiumicino y el hombre viajó, además, con el libro Proteus, de Morris West, prohibido en aquellos tiempos en la Argentina, justamente para que fuera decomisado e ingresar con el listado original.
El caso del general Milani no escapa a las crisis intramilitares e intraperonistas que se desarrollaron en aquellos años. Uno de los más eficaces instructores de tiro del Colegio Militar se encuentra en Córdoba a cargo de una agencia de seguridad. Fue el hombre que enseñó a disparar conteniendo la respiración para que no se moviera un músculo. Pero al revés de Milani, era un hombre de la Marcha de la Libertad y no del peronismo del oficial detenido.
El soldado Agapito Ledo había sido infiltrado por el ERP justamente para recabar información de las operaciones militares en el frente de guerra de Tucumán. Un ex gobernador de la provincia conoce perfectamente el problema. Milani era un joven subteniente de 21 años, lo esperó pacientemente y luego, simplemente, lo hizo desaparecer. Era una baja de guerra contra el espionaje interno que pretendía la secesión de Tucumán como cabecera de puente para una guerra más extendida.
El tercer elemento es la ambigüedad de Guardia de Hierro, una organización que operó como brokers políticos pero con poca sangre derramada. El señor Carlos Grosso tambien estaba cercano a Guardia de Hierro y fue un intendente bastante eficaz, tal vez como lo fue Cacciatore en su momento con el apoyo de la Armada.
El caso Milani está mal visto por las estructuras militares de hoy que nada quieren saber, después del liderazgo del artillero Martín Balza, por la jefatura del Ejército donde se pretendía convertir el Colegio Militar en una escuela norteamericana. Esta iniciativa de Carlos Menem fracasó simplemente por la Ley de Donación. Si el Colegio era desnaturalizado volvía nuevamente a la familia y sucesores de origen. Lo mismo ocurrió con el Círculo Militar y con todas las instituciones que se apiñan en la calle Córdoba de la Ciudad de Bueños Aires bajo el rótulo de Centro Naval y Centro de Oficiales de Aeronáutica.
Las informaciones del señor Katz, una persona muy joven en realidad, deben tomarse como opiniones y no darles demasiada verosimilitud. El periodista Leuco padre era vecino a las posiciones del ERP, aunque no se puede decir que haya sido combatiente. El tema Milani seguira siendo un espantapajaros periodistico durante algunas semanas. Mientras, Leuco padre seguira diciendo, con una nota de arrepentimiento en la voz, Le doy mi palabra.



MACRI: EN EL NOMBRE DEL PADRE. Por Edgardo Arrivillaga.

Y finalmente llegó el esperado discurso del presidente Macri que hizo perno sobre algunas ideas fuerza que viene repitiendo desde la campaña electoral en la cual derrotó a Daniel Scioli gracias al pésimo cast que presentó Cristina Kirchner.
En realidad, las cosas para el presidente no han cambiado básicamente. Negó cualquier cambio de gabinete, pese a que ayer se perfilaba una crisis política, y apoyó a los funcionarios que ejecutan sus instrucciones. Mauricio Macri quiere hacer una revolución liberal-progresista y al tiempo revisitar al frondizismo de los 60. Pero el mundo ha variado: Kennedy no está en ninguna parte y Trump ha modificado las pautas del comercio internacional. Es interesante que los dos presidentes están reajustándose en un extraño oxímoron en el cual inevitablemente deberían coincidir.
La conferencia estuvo marcada por grandes esperanzas y grandes ilusiones, pero no pudo explicar muy bien el absoluto desinterés del presidente por consultar con la AGN antes de esbozar el problema del Correo Argentino y menos aún analizar cómo el clima de crisis política desatado ayer en el Congreso Nacional, incluso apoyado por la doctora Carrio, solo permitio la flexibilizacion laboral al modificar el regimen de las ART, y empantanarse en el retroceso jubilatorio que solo 24 horas antes el pais no terminaba de comprender. En los dos casos Macri, que tiene el encanto del Principe Feliz, hizo borron y cuenta nueva. “Aca no ha pasado nada”, sonrio ante una caterva de periodistas visiblemente guionados y con expectativas incumplidas.
Tres mil millones de pesos es la cifra que el presupuesto reclama y que Macri, en defensa de su padre, pretendia escamotear. El hombre simpatico, pero poco convincente, ya puede anticipar que las elecciones de medio termino estan irremediablemente perdidas.


UN MARINO PROGRESISTA.

Robert Harward, un vicealmirante retirado de la Armada, es el favorito para ser el nuevo consejero de seguridad nacional de Donald Trump tras la dimisión de Michael Flynn. Harward, igual que Flynn, es un experimentado militar conocedor de Oriente Próximo. Pero hay una diferencia clave entre ellos: Harward tiene un bajo perfil público, alejado de la polémica y de la rigidez ideológica.



En la terna de sustitutos que baraja el presidente estadounidense están también Keith Kellogg, un general retirado del Ejército que ha asumido de forma provisional el cargo, y David Petraeus, el reconocido general que dimitió en 2012 como director de la CIA tras compartir información clasificada con su amante. De entre los tres, Harward parte con una clara ventaja para ser el elegido, según fuentes oficiales citadas por la prensa norteamericana. El nombramiento no requiere de la aprobación del Senado, lo que evita a Trump un largo debate político.

La elección de cualquiera de las tres garantiza que el puesto de consejero de seguridad seguirá en manos de un militar, manteniendo la influencia del mundo castrense en el Gobierno del republicano. Los secretarios de Defensa y Seguridad Interior son militares retirados, y el presidente sondeó activamente a Petraeus para el puesto de secretario de Estado.

El consejero desempeña un papel clave en la sombra en la formulación de la doctrina exterior y hace de enlace entre la Casa Blanca y las ramas de seguridad del Gobierno. La experiencia militar no es un requisito imprescindible. Ninguno de los dos asesores de seguridad que tuvo Barack Obama había servido en el Ejército. Algunos de los antecesores más ilustres del cargo pasaron por las Fuerzas Armadas pero durante un periodo muy breve, como McGeorge Bundy, el asesor de seguridad durante el Gobierno del demócrata John F. Kennedy, o Henry Kissinger, el consejero durante las Administraciones republicanas de Richard Nixon y Gerald Ford.

Directivo de Lockheed Martin

Harward, de 60 años y con una maestría en Relaciones Internacionales, se retiró en 2013 de la Armada. Trabaja ahora como alto directivo en la división en Emiratos Árabes Unidos del gigante de fabricación militar Lockheed Martin.

Se sabe muy poco de la opinión de Harward sobre los principales asuntos geopolíticos del mundo. Es hijo de militar y de niño estudió en Irán porque allí estaba destinado su padre antes de que la Revolución Islámica de 1979 acabara con la relación diplomática entre Washington y Teherán. Flynn abogaba por la política de mano dura con Irán y el yihadismo, y era afín a Rusia.

Harward es amigo personal de James Mattis, el secretario de Defensa, del que fue número dos, entre 2011 y 2013, cuando dirigía el Comando Central del Ejército, responsable de las operaciones militares en Oriente Próximo. El vicealmirante retirado de la Armada también tiene experiencia en el cuerpo de élite de los SEAL y como responsable de unidades en Afganistán e Irak.

Otro rasgo relevante de Harward es que conoce el funcionamiento del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, en el que trabajó unos meses durante el Gobierno del republicano George W. Bush en asuntos de contraterrorismo. Esa experiencia puede ser clave dadas las dificultades de Flynn, cuya única etapa civil en una Administración era como responsable de inteligencia del Ejército, para poner orden en el Consejo de Seguridad.

En una de sus pocas opiniones públicas, Harward dejó entrever un perfil progresista en asuntos sociales. En un artículo a finales de 2013 en The Huffington Post, cuando ya se había retirado de la Armada, defendió la incorporación de pleno de las mujeres a las Fuerzas Armadas y la promoción de la educación femenina en el mundo, elogiando la labor de la activista pakistaní Malala Yousafzai.

“Tenemos que identificar a las entidades que no apoyan la educación de niñas y aplicar herramientas diplomáticas como presión económica y política”, escribió. “Si creemos que es aceptable dar una oportunidad solo a la mitad de nuestra población, entonces alcanzaremos la mitad de nuestro potencial. En este día y era, esta no debería ser una lucha para nadie”.

Fuente: Joan Faus. El País, España.


MACRI: EL CARTERO SIEMPRE LLAMA DOS VECES.

Mauricio Macri tiene un problema: llegó al Gobierno espoleado entre otras muchas cosas por el hartazgo de los escándalos de corrupción del kirchnerismo, y por eso cualquier sospecha en sus filas le perjudica mucho. Nada le hace más daño que el mensaje "todos son iguales". Macri está fuerte en las encuestas pero ganó por la mínima hace poco más de un año y no puede relajarse frente al incombustible peronismo. Por eso, ante la evidencia de que buena parte de los argentinos cree que el presidente ha beneficiado a su familia con la renegociación de una deuda con el Estado de 300 millones de dólares que tenían las empresas de su padre, Franco Macri, el Gobierno ha decidido, casi una semana después, tomar la iniciativa para intentar frenar la sangría de credibilidad y desplegar una serie de medidas de transparencia para hacer frente al escándalo. Pero el escándalo se complica por momentos. Un fiscal pidió imputar al presidente argentino por presunto perjuicio al Estado y el juez Ariel Lijo debe decidir si avanza o no en la causa.

El Gobierno ha decidido negar absolutamente cualquier conflicto de intereses. No ha sido el presidente el responsable de anunciarlo, para evitar quemarse más, pero sí su mano derecha, Marcos Peña. "Jamás consulté este tema con el presidente", ha insistido el ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, artífice del acuerdo con la familia Macri que ha resultado muy beneficioso para ellos, hasta el punto de que una fiscal cree que se trata de una "condonación" del 98% de la deuda y estima que el perjuicio para el Estado puede llegar a 4.000 millones de pesos (250 millones de dólares). La deuda viene desde 2001, cuando el Correo, empresa privatizada en manos de los Macri, quebró. Durante los 13 años de kirchnerismo nunca se llegó a un acuerdo –en medio hubo un 700% de inflación- y ahora con Macri en la presidencia se ha alcanzado rápidamente. El Gobierno insiste en que esperar más sin cobrar suponía más perjuicio en un país con un 40% de inflación en 2016.

Lo que ha generado aún más escándalo es que el Estado aceptó que los Macri le pagaran en 15 años al 7% -un interés bajísimo en Argentina- pero a su vez la empresa de la familia del presidente está haciendo un juicio al Estado por la posterior nacionalización del Correo en el que le reclama que le pague al 11%, con lo que podrían acabar ganando bastante más dinero del que se han comprometido a pagar.

Ante la sospecha generalizada y detectada por algunas encuestas, Peña contestó: "Somos conscientes de la sensibilidad que hay después del festival de corrupción de 12 años. Este Gobierno quiere dejar tranquilos a los ciudadanos de que no se van a repetir esas escenas que nos han llenado de vergüenza". Por eso han optado por acudir al Parlamento para dar todas las explicaciones, convocar a un grupo de expertos para que analice el acuerdo judicial entre el Correo y el Estado y pedir a la Auditoría General de la Nación (AGN), un organismo de control presidido por alguien elegido por la oposición, que elabore un informe detallado. El Gobierno trata así de combatir con transparencia el daño político que ya le ha causado este acuerdo muy beneficioso para la familia del presidente. Sin embargo, la AGN respondió que no le corresponde analizar ningún asunto a instancias del Ejecutivo.

Peña, que tiene encuestas diarias sobre casi todos los asuntos y es un gran experto en analizarlas, reacciona tras detectar que el asunto se estaba complicando. Una encuesta reciente realizada por la consultora Analogías en la provincia de Buenos Aires revela que un 80% de los encuestados "está en desacuerdo con el arreglo entre el gobierno de Mauricio Macri y el Correo Argentino, empresa propiedad de su familia. En ese sondeo, el 62,4% llegó a decir que representa un acto de corrupción. Y lo que es más grave, muchos de los más inquietos estaban dentro del núcleo de votantes del macrismo.

"Estamos absolutamente tranquilos sobre el accionar del Gobierno. Lo importante es ser transparentes y dejar claro que no hay nada raro", insistió Peña, que anunció un contrataque: se analizarán todos los acuerdos judiciales de la época del kirchnerismo para ver a quién beneficiaron. "La expresidenta [Cristina Fernández de Kirchner] que tanto critica ahora no se ocupó de resolverlo [la deuda del Correo] cuando estaba en el Gobierno. Ahora vamos a hacer cosas superiores a las que demanda la ley para que no haya ninguna sospecha. Para despejar cualquier duda y demostrar que estamos tranquilos, que esto es un acuerdo técnico y no político, incorporamos nuevas instancias".

Fuente: Carlos E. Cué. El País, España.



ALAN PARSONS PROJECT. “EYE IN THE SKY”

https://youtu.be/5-41tg_CS7s



SALÓN BERLINÉS: EL GRUPO MACRI Y CRISTINA KIRCHNER SON EXACTAMENTE LO MISMO. Condensado de noticias de Edgardo Arrivillaga.

Cuestionan el acuerdo del Estado y el Grupo Macri por el Correo.
"Está en el ADN de la familia Macri servirse del Estado", apuntó el kirchnerista Tomada. Desde el gobierno aseguran que no hay "ninguna quita".
Distintos sectores salieron en las últimas horas a cuestionar un acuerdo entre el Estado nacional y el Grupo Macri que podría beneficiar al padre del presidente. El gobierno, en cambio, lo defiende.
Se trata de una propuesta de la empresa Correo Argentino, aceptada por el Estado, que según la fiscal general Gabriela Boquín implicaría una quita de deuda de unos 70 mil millones de pesos a 2033.
El exministro de Trabajo kirchnerista, Carlos Tomada, señaló que "está en el ADN de la familia Macri servirse del Estado".
"Mauricio Macri vino a transferir recursos a los sectores más favorecidos de la sociedad. Lo del Correo es lo mismo pero a un nivel grotesco. Ojalá sirva para que algunos asuman lo que hay detrás de 'la revolución de la alegría'", apuntó el legislador porteño.
"Es una falta de respeto a quienes no tienen trabajo, a los jubilados que sufren recortes de servicios, a quienes les aumentan la luz, el agua y el gas", agregó.
La diputada massista Graciela Camaño afirmó que el arreglo es "un problema muy serio".
"Parecería que los Macri llegaron al poder para resolver los problemas de los Macri", fustigó, y comparó este caso con otros resonantes del kirchnerismo: "Tiene el mismo impacto que los bolsones de José López o los videos de La Rosadita. Es plata que está ahí a la vista. Estas cuestiones no pueden resolverse entre gallos y medianoches con personas nombradas transitoriamente".
“Otro diputado massista, Felipe Solá, directamente dijo que “el Estado le está regalando a la empresa de Macri. La fiscal de investigaciones dice que esto es una barbaridad, que afecta el Estado nacional y que beneficia a la familia del presidente".
Agregó el exgobernador bonaerense: "Si pagara lo que se tiene que pagar, la deuda es de 70 mil millones de pesos. Macri tiene que entender que una cosa es el gobierno del PRO y otra cosa es el gobierno de la familia”.
La diputada nacional Alcira Argumedo (Proyecto Sur) también criticó el acuerdo por el que Franco Macri, el padre del presidente, podría obtener una sustancial quita a la deuda que mantenía por el canon del Correo Argentino.
​"Es grave cuando desde el Estado se abren posibilidades de negocios particulares", señaló a radio La Ocho. "Esto del Correo ya viene de los años 90 con la privatización y tiene las mismas características. Favorecer sistemáticamente al Grupo Macri."
Para el legislador porteño Gabriel Fuks, de la Corriente Nacional de la Militancia, se trata de "una vergüenza absoluta. Queda muy claro que después del intento de incluir a los familiares en el blanqueo hay una actitud sistemática del gobierno para beneficiar a este tipo de grupos. No hay casualidad entre una cosa y otra”. Y sostuvo: “El correo fue una caja más para los Macri, que lo utilizaron para pagar deudas de otras empresas del grupo”.
Desde el Estado defendieron el acuerdo.
“El Grupo Macri va a pagar 600 millones de pesos en 15 años. No hacemos ninguna quita. Nos deberíamos preguntar por qué el Estado no arregló este asunto durante más de 15 años y por qué no exigió percibir el crédito”, justificó Juan Mocoroa, el director general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Comunicaciones.
“Un juez determinó que la deuda era de 296 millones de pesos. Los intereses no se pueden computar de ningún modo porque la ley de concursos establece que se congelen”, explicó el responsable del polémico acuerdo.
Denuncia penal
Los dirigentes kirchneristas Martín Sabbatella y Gabriela Cerruti denunciaron penalmente a Mauricio Macri y al ministro Oscar Aguad por un acuerdo entre el Estado nacional y el Grupo Macri que podría beneficiar al padre del presidente. La causa quedó a cargo del juez Ariel Lijo y el fiscal Juan Pedro Zoni.
La presentación penal es por “fraude en perjuicio de la Administración Pública” y “negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones pública” y también incluye a Juan Manuel Mocoroa, Director de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Comunicaciones y encargado de cerrar el trato.
El cuestionado acuerdo es una propuesta de la empresa Correo Argentino al ex concesionario del servicio, el Grupo Macri, que según la fiscal general Gabriela Boquín implicaría una quita de deuda de unos 70 mil millones de pesos a 2033.
Según se relatan en el escrito, en la última mediación entre el Estado y el Grupo Macri por la deuda que mantenía por el Correo, Mocoroa "siguiendo" instrucciones "de sus superiores jerárquicos (el ministro Aguad y el presidente Macri)", realizó "en el acto una contrapropuesta, que luego de un breve cuarto intermedio fue aceptada por el deudor".
Por su parte, diputados nacionales del FPV-PJ —encabezados por el presidente del bloque FpV-PJ, Héctor Recalde— presentaron una denuncia penal contra Macri, contra Oscar Aguad y Juan Carlos Mocoroa, por "defraudación contra la administración pública" en relación al acuerdo firmado entre el Gobierno y el Correo Argentino.
Expresa el comunicado: "Los legisladores pidieron que se investigue la responsabilidad penal del presidente de la Nación quien a raíz de la aprobación de la condonación de la millonaria deuda 'beneficia de manera directa a sus hijos, a su padre y a sus hermanos, en perjuicio del patrimonio de todos los argentinos'".
La denuncia -que también lleva la firma de los diputados María Teresa García, Rodolfo Tailhade, Eduardo De Pedro, Andrés Larroque, Mayra Mendoza, Josefina Gonzales y Luana Volnovich- recayó en el Juzgado Criminal y Correccional Federal 6 a cargo de Rodolfo Canicoba Corral e investiga el fiscal Federico Delgado.


EL PELADO ARRIBAS Y LOS NEGOCIOS DE ODEBRECHT.

Normal 0 21 false false false ES-AR X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

El jefe de los espías argentinos recibió una transferencia de un hombre utilizado por la compañía para pagar sobornos.

En Argentina estaba muy instalada la idea de que el caso Odebrecht era un problema para el kirchnerismo. Durante los 13 años en el poder de Néstor y Cristina Kirchner la multinacional brasileña hizo grandes negocios y, según la investigación judicial, aportó a “intermediarios” en Buenos Aires 35 millones de dólares que le permitieron acceder a contratos por unos 278 millones de dólares. Sin embargo, el escándalo ha dado un vuelco inesperado y ha tocado de lleno el entorno de Mauricio Macri.

El jefe del espionaje argentino, Gustavo Arribas, íntimo amigo del presidente –hasta el punto de que le alquila el departamento de lujo en el que vivía antes de trasladarse a la residencia oficial- se ha visto obligado a declarar ante la justicia argentina por unas transferencias de casi 600.000 dólares que le hizo en 2013 Leonardo Meirelles, la persona que utilizaba habitualmente Odebrecht para pagar sus sobornos. La hipótesis que manejó La Nación, el diario que publicó la noticia, es que se trataba de una coima por la obra del tren Sarmiento, en la que participaba el primo de Macri, Ángelo Calcaterra.

El Gobierno argentino desmintió indignado esta hipótesis y Macri defendió a su amigo: “No entiendo de dónde sacan la vinculación con Odebrecht, es un cuento”, llegó a decir. Arribas ofreció unas explicaciones confusas y finalmente presentó un papel para tratar de demostrar que ese dinero –el solo reconoce 70.000 dólares, no 600.000- fue para pagar los muebles de una casa de lujo que vendió en São Paulo, donde vivía. Sin embargo la escritura de la venta es de 2015 y la transferencia es de 2013. Arribas alegó que el comprador se había retrasado en registrar la documentación.

Macri parece ahora especialmente interesado en que se desvelen los intermediarios argentinos que recibieron esos 35 millones de dólares en sobornos de Odebrecht porque está convencido de que el escándalo girará de nuevo hacia el kirchnerismo. La corrupción en la obra pública durante la etapa de los Kirchner está más que probada, ahora falta ver los datos que pueda aportar la justicia brasileña para confirmarla. De hecho los dos principales responsables de los grandes contratos públicos durante el kirchnerismo, el exsecretario de Transportes, Ricardo Jaime, y el exsecretario de Obra Pública, José López, están en la cárcel por distintos casos de corrupción. López fue detenido in fraganti mientras trataba de ocultar nueve millones de dólares en un convento lanzando unas maletas por la tapia.

Macri se reunió en Brasilia el martes, durante una visita de Estado, con la presidenta del Supremo Tribunal Federal, Carmen Lucía Antunes, y le pidió que se revelen cuanto antes quienes son los argentinos que aparecen como perceptores de las comisiones del caso Lava Jato.

Sin embargo, al contrario que en Perú o Colombia, el caso en Argentina todavía no ha alcanzado directamente a expresidentes, y la empresa Odebrecht trabaja con normalidad, mientras en otros países sus contratos se han cancelado. De hecho Macri inauguró recientemente una obra de la compañía en Córdoba, y apareció rodeado de obreros con cascos de Odebrecht en plena polémica por los posibles vínculos del jefe de los espías con los sobornos que han dinamitado la política brasileña y amenaza al resto del continente.

Fuente: Carlos Cué, El País, España.



¿QUÉ HACE LA SEÑORA MALCORRA? Por Edgardo Arrivillaga.

Normal 0 21 false false false ES-AR X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

No se entiende muy bien porqué la señora Malcorra permanece al frente de la Cancillería dado que hasta el momento ha equivocado todos sus objetivos. La señora Malcorra, que es ingeniera como el ingeniero Macri, no tiene la menor idea de las relaciones internacionales y menos aún de los cambios en la geopolítica mundial a partir de la llegada de Donald Trump al poder.

El primer diagnóstico de la señora Malcorra fue que las clases progresistas de los Estados Unidos lograrían cristalizar el esfuerzo de la señora Clinton para llegar a la presidencia. Era una visión tan reduccionista como los que soñaban con una alternancia indefinida entre Kirchner uno y Cristina Kirchner en una versión subdesarrollada argentina que ignoraba por completo el sistema de pesos y contrapesos que funciona en los Estados Unidos desde la época de Jefferson. Ese fue un error y para nada menor.

El segundo error fue haber apostado su prestigio político a la sucesión de Ban Ki-moon sin entender que Corea del Sur es un país serio y que los escándalos de corrupción que empañaron la figura del surcoreano lo alejaron de la carrera presidencial con una abdicación inevitable.

La pregunta que queda por formularse es qué hace exactamente la señora Malcorra que ha plagado la Cancillería de cuadros radicales y qué cartas tiene para jugar en un espejo que es como un cuento de Alicia en el país de las Maravillas y que debe leerse como la imagen invertida en un espejo.

Algunos de mis lectores están preocupados por las Islas Seychelles y otros paraísos fiscales que deberían contragolpear la figura tímida y cada vez más evanescente de Mauricio Macri.

¿Qué cartas le quedan por jugar a la ingeniera Malcorra en estos momentos? Pues simplemente que las elecciones francesas no le den el triunfo total a la derecha y que, posteriormente, los comicios alemanes consigan disciplinar a la tropa luterana a la cual pertenece la señora Merkel para impedir el desguace total de la Unión Europea.

La segunda tarea de la señora Malcorra es el intento de reflotar la supervivencia del Mercosur y organismos que lo sustentan. Esta es otra irrealidad porque el Mercosur es una patria jubilatoria para políticos en extinción y que acceden rápidamente a la jubilación. Otro espejismo más de la señora Malcorra que pronto será relegada a uno de los múltiples organismos internacionales que producen informes de auditoría que nadie lee.

Curiosamente, la señora Malcorra era la figura más prestigiada del gobierno macrista. Pero sus anticipaciones se han demostrado equívocas, amateuristas y desde luego poco confiables. Se suma a todo esto que en los últimos días se han producido desde el Brexit informaciones que indicarían la voluntad de Londres de abandonar los kelpers a su suerte e indemnizarlos, todos ellos entrarían perfectamente en tres condominios de Barrio Norte argentino, mientras que se cometieron profanaciones contra la Virgen del Rosario que protege simbólicamente a los argentinos caídos en Malvinas en una guerra, que como ya he explicado, no quisimos ganar.

Entonces viene mi interrogación final: ¿Para qué sirve exactamente la señora Malcorra dentro del gobierno del ingeniero Macri? Nadie ha podido responderme o darme certezas sobre el asunto. Y al respecto conviene remarcar que la SIDE es un organismo disfuncional incapaz de generar una política de asesoramiento de Estado, y por el contrario corroído por los partidarios emboscados del señor Stiusso, otros de la Sala Patria y alguno que merodea por allí coparticipando funciones de espionaje con el Ministerio de Seguridad Interior.

Vuelvo a mi pregunta inicial: ¿Qué hace exactamente la señora Malcorra y si no habrá que anotarla en los próximos decesos administrativos?



ZAFFARONI, EL TRIUNFO DE LA HIPOCRESÍA Y EL OPORTUNISMO.

Los pésimos antecedentes del nuevo juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos convierten su elección en una burla, expresa el diario La Nación en un editorial sin desperdicio. Sintetiza aquí la más oscuras y aviesas intenciones del kirchnerismo de usar los DDHH y personajes siniestros como Zaffaroni para conseguir sus objetivos. Caída la máscara de este nazi encubierto, proxeneta demostrado, operador político, encubridor judicial y justificador de los genocidas, queda claro, como lo expresa la nota, que los Derechos Humanos fueron son y serán el papel higiénico del kirchnerismo para sostener su mentira universal.
A pesar de las serias impugnaciones en su contra y de un largo historial de escándalos y graves cuestionamientos a su trayectoria, el ex juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni fue elegido como integrante de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Para ello, en la asamblea general de la Organización de Estados Americanos (OEA) contó con el voto favorable de 18 Estados
sobre un total de 23, arranca diciendo la nota editorial que hoy publica La Nación y que hemos decidido replicar por el altísimo valor documental que tiene, al condensar en sus párrafos, una de las mayores mentiras y engaños pergeñadas por el kirchnerismo.
Con sede en San José de Costa Rica, la Corte Interamericana cumple una función de doble trascendencia continental, pues resuelve casos que previamente se sustanciaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y dictamina sobre la interpretación de normas. Ese tribunal ha emitido fallos decisivos en temas que han gravitado en la justicia de nuestros países, como los referidos a derechos humanos y a libertad de expresión. Sus decisiones, si bien no obligan más allá del caso en que se pronuncian, sirven de guía para casos análogos. De aquí su relevancia continental.
Lamentablemente, la Corte Interamericana no se verá prestigiada con el ingreso de Zaffaroni, un abogado penalista con una fuerte aureola de progresismo, un extenso currículum y numerosas obras publicadas que constituyen textos de lectura en
facultades de derecho de varios países. Pero su trayectoria, en realidad, choca frontalmente con su presunto progresismo.
Las objeciones más serias y fundadas dirigidas a Zaffaroni se plantearon cuando, en 2003, el presidente Néstor Kirchner lo eligió para integrar la Corte Suprema de Justicia. Al tiempo que se le cuestionaba haber sido juez durante la Revolución Argentina y luego durante el régimen militar de Jorge Rafael Videla, se descubrió que tenía deudas previsionales, no había declarado dos cuentas bancarias en el exterior ni dos inmuebles, en San José de Costa Rica y en Madrid.
En aquel entonces, tres senadores exigieron en la Comisión de Acuerdos que había aprobado el dictamen sobre Zaffaroni que se requirieran informes de antecedentes penales de su socio, el abogado Jacobo Isaac Grossman, al trascender que había cumplido prisión por haber liderado en los años 70 una banda dedicada a
secuestros extorsivos. Grossman había acompañado en el estrado a su socio durante las siete horas que duró la audiencia pública en el Congreso cuando Zaffaroni respondió a las impugnaciones.
Las más graves y documentadas correspondieron al senador radical Rodolfo Terragno, quien afirmó que existían «numerosas objeciones por su compromiso con la defensa de los derechos humanos y los valores democráticos». Según Terragno, la biografía de Zaffaroni muestra «una peligrosa inestabilidad porque había sido connivente o funcional a un régimen inconstitucional» y que, además, «en 1980 publicó un libro sobre derecho penal militar, supervisado por dos
auditores castrenses, en el que defendió circunstancias indefendibles como el derecho penal militar de excepción, legislación por bandos, excepcional necesidad de dar muerte al delincuente y usurpar justificadamente la función pública».
Llama la atención que la existencia de ese libro que reveló Terragno, que habría clausurado toda posibilidad para cualquier otro candidato, no impidiera el nombramiento de Zaffaroni en la Corte Suprema, como tampoco lo impidió ahora en la Corte Interamericana. Por otro lado, Zaffaroni es un fiel defensor del abolicionismo de la pena en materia criminal, posición que, llevada al extremo, conduce a soluciones alejadas de la justicia. Dicha perspectiva lo condujo a firmar una sentencia que consideraba como un atenuante el hecho de que el encargado de un edificio que forzó sexualmente a una niña de siete años concretara el abuso
con la luz apagada. Sin embargo, estos antecedentes no tuvieron fuerza para disuadir a la mayoría.
Tampoco pareció afectar su imagen el escándalo que protagonizó en 2011 al conocerse que en seis de sus 15 inmuebles declarados se ejercía la prostitución. Kirchnerista por conveniencia pese a que antes había comparado el proyecto de reelección indefinida de Néstor Kirchner en Santa Cruz con el afán de eternidad
del nazismo, contó con el obvio apoyo del Gobierno y por eso no extrañó que la ONG La Alameda lamentara que la Justicia hubiera demorado dos años en citarla a ratificar su denuncia sobre más de 600 prostíbulos en la Capital, incluidos los que funcionaban en departamentos de Zaffaroni. Ese escándalo se apagó cuando el administrador de sus propiedades pagó una multa de 12.500 pesos para cerrar la causa en la que se lo investigaba por proxenetismo a través de esos alquileres.
Como tantos personajes que tienen mucho para ocultar, Zaffaroni adujo no haberse enterado de lo que ocurría en sus departamentos, ni de lo que acontecía durante el régimen militar, ni de las omisiones en sus declaraciones juradas. Su principal mérito es haber sobrevivido y crecido profesionalmente a pesar de sus antecedentes. La clave de la doble moral que lo ha beneficiado la brinda una de sus discípulas dilectas, la diputada oficialista Diana Conti, quien admitió que aquel libro sobre derecho penal militar «es horrible», pero que «a Zaffaroni se le perdona lo que a otros no». Por eso, cuando le preguntaron por qué el kirchnerismo atacó al fallecido fiscal del juicio a las juntas militares Julio César Strassera por haber sido fiscal durante la dictadura, Conti volvió a sincerarse: «Strassera era un opositor. Su posición ideológica fue írrita, entonces las críticas al adversario político son más fuertes. Eso es así en todos lados, es la vida».
No, no es la vida. Es el oportunismo político y la hipocresía. Ese doble estándar, admitido por Conti, es el mismo que otorga protección a Hebe de Bonafini pese a la malversación de fondos estatales en que incurrió la Fundación Madres de Plaza de Mayo y es el mismo que mantuvo en su cargo al jefe del Ejército, general César Milani, pese a las graves acusaciones de delitos de lesa humanidad.
Al amparo de la bandera de los derechos humanos, empleada como disfraz, todo es posible, hasta el arribo de Zaffaroni a la máxima corte americana en la materia. Al margen del cúmulo de objeciones señaladas precedentemente, parece claro que los derechos acordados a todos los particulares por la Convención Americana de Derechos Humanos merecen un intérprete con mejores credenciales.
(Agencia OPI Santa Cruz) (Más)


LA EXTRAÑA HISTORIA DEL JUEZ ZAFFARONI Y SU DEFENSA DEL ASESINATO DE NISMAN.

Días después de arrebatar el poder, Jorge Rafael Videla designó a Eugenio Raúl Zaffaroni al frente del Juzgado Nacional en lo Criminal de Sentencia de la Capital Federal. Al asumir el juzgado, Zaffaroni juró “observar y hacer observar fielmente los objetivos básicos fijados [por la Junta Militar] y el Estatuto para el Proceso de Reorganización Nacional”.
En 2003, cuando Néstor Kirchner lo propuso conjuez de la Corte Suprema, me opuse en el Senado a que se prestara acuerdo a su designación. Quien había convalidado el secuestro y desaparición de la Constitución Nacional no podía ser nombrado su custodio.
En efecto, al jurar fidelidad al estatuto de la Junta, Zaffaroni había aprobado de hecho: • Que fueran declarados “caducos” los mandatos de la Presidenta, los gobernadores y los vicegobernadores.
• Que se disolvieran el Congreso Nacional, las legislaturas provinciales, la Sala de Representantes de la Ciudad de Buenos Aires y todos los consejos municipales del país.
• Que fueran removidos los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
• Que también fueran removidos el Procurador General de la Nación y el Procurador del Tesoro.
• Que fueran desplazados los integrantes de los Tribunales Superiores de Justicia de todas las provincias.
• Que Videla asumiera las facultades legislativas.
• Que se prohibiera la actividad política.
• Que se prohibieran, asimismo, todas las actividades gremiales.
No era la primera vez que Zaffaroni incurría en perjurio constitucional. En 1969, al ser designado camarista en San Luis, había jurado lealtad al Estatuto de la “Revolución Argentina”, por el cual Juan Carlos Onganía eliminó la Constitución de un plumazo y asumió la suma del poder público.
Él no lo desmiente. Durante el examen público de sus antecedentes, previo al acuerdo del Senado para su incorporación a la Corte, Zaffaroni respondió así a una pregunta mía: “Juré por el Estatuto del Proceso de Reorganización Nacional, juré por el Estatuto de Onganía, juré por la Constitución reformada por Lanusse en 1973, juré por la Constitución Nacional de 1853 y juré por la Constitución reformada en 1994”.
En el sitio web de la Asociación Madres de Plaza de Mayo aún estaba, en 2003, un “Proyecto contra la Impunidad y, como parte de éste, una denuncia de las Madres a los jueces que juraron por los Objetivos Básicos del Proceso de Reorganización Nacional entre 1976 y 1980.
Se trataba de una “denuncia criminal” contra 437 jueces a quienes se identifica como “represores del Poder Judicial”.
En esa lista, ordenada alfabéticamente, figura en el puesto 435: Zaffaroni, Eugenio Raúl.
Como a los otros miembros de esa lista, se lo acusaba de haber sido “partícipe necesario”, en los términos del articulo 45 del Código Penal, de los delitos de privación ilegítima de la libertad; apremios ilegales; sustracción, retención y ocultamiento de personas, entre otros.
Sobre la desaparición forzada de personas, Zaffaroni dijo algo insostenible: “Obviamente, sabíamos que se estaba secuestrando gente. Ahora, cuál era su destino o qué pasaba con la gente, fue lo que, en líneas generales, me enteré en el extranjero [en 1978]”.
Y admitió que, después de haberse enterado en el extranjero de lo que sucedía en la Argentina, volvió y siguió siendo juez.
El conocimiento de lo que pasaba en el país tampoco le impidió escribir, en 1980, el sorprendente libro Derecho Penal Militar. La obra fue publicada durante la vigencia de un gobierno militar que proclamaba estar en guerra y que procuraba justificar sus actos en un “estado de necesidad”. Zaffaroni, refiriéndose a “una circunstancia hipotética”, afirmaba en 1980 que, “habiendo desaparecido cualquier autoridad, o siendo incapaz la que resta”, un grupo militar puede “usurpar justificadamente la función pública”.
Esta afirmación coincidía con la retórica empleada por la dictadura para legitimar la toma del poder por la fuerza en 1976.
Hay también coincidencia entre los argumentos que esgrimía la dictadura para cohonestar la represión y los que, con aire académico, Zaffaroni desarrolló en su libro: “derecho penal militar de excepción”, “circunstancias especiales”, “necesidad terrible”, “necesidad terribilísima”, “bando militar como ley material”, “bando militar como tipificador de delitos”, “excepcional necesidad de dar muerte al delincuente”, o “muerte por legítima defensa cuando el delincuente haga armas contra la autoridad”.
Antes de enviarlos a imprenta, Zaffaroni entregó los originales del libro a los auditores de la Aeronáutica y la Marina.
En la introducción, el doctor Zaffaroni y su colaborador, Ricardo Juan Caballero, dicen: “Queremos hacer público nuestro agradecimiento al brigadier auditor doctor Laureano Álvarez Estrada, quien tuvo la gentileza de leer los originales, por las importantísimas observaciones que nos efectuara, y al contraalmirante auditor doctor Ramón León Francisco Morel”.
El 23 de julio de 2003, me dirigí a Zaffaroni, pidiéndole que me diera su interpretación de este hecho. En su respuesta, el actual juez de la Corte sostuvo: “En la citada obra no se agradece a nadie por funcionario de la dictadura, sino por auditor militar”.
Nadie puede sostener que los auditores de las Fuerzas Armadas fueran ajenos a la dictadura militar. Laureano Álvarez Estrada había sido designado, por decreto 105, del 14 de abril de 1976, subsecretario de Justicia de la dictadura.
Fuente: Rodolfo Terragno. Clarín



SLIM, TRUMP Y JUAN MANUEL ABAL MEDINA. POR EDGARDO ARRIVILLAGA.

Mi Trump es David Crockett; mi Peña Nieto es el general Santa Ana. Pero hay algunos detalles que escapan a la mayoría de los observadores en esta escalada de guerra comercial entre Méjico y los Estados Unidos.

Hace ya varios años que en la revista Fortune figura el empresario mexicano Carlos Slim como uno de los hombres más ricos del mundo; tal vea más rico que el propio Trump. El empresario Slim esta muy conectado también a la masonería mejicana; los argentinos que recalaban en Mejico huyendo del Proceso Militar necesitaban simplemente una tarjetita con los 3 puntos identificatorios que les garantizaban residencia, trabajo y en algunos casos buenas propiedades.

Sin embargo, habria que indagar un poco mas. El asesor politico para problemas latinoamericanos del multimillonario Slim es Juan Manuel Abal Medina, padre del actual senador que milita en el Frente para la Victoria. Simultaneamente, Abal Medina padre es un contacto preferencial de la CIA para los problemas latinoamericanos y en especial argentinos. Este hombre, que aparecio con alguna reiteracion en la revista promovida por Antonio Cafiero que se llamaba El Movimiento, es una pieza importante entre Mejico, la CIA y la Argentina, y todo esto esta perfectamente demostrado.

Al respecto por el momento no tengo mas nada que decir.



THERESA MAY VIAJA A ESTADOS UNIDOS EN UNA MISIÓN CLAVE PARA EL BREXIT.


Theresa May se convertirá mañana en el primer mandatario internacional en reunirse con el recién elegido presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Se trata de un gran triunfo para la primera ministra, que sabe que una buena relación entre los dos países es clave para los británicos tras su decisión de dejar la Unión Europea.
May se encontrará con Trump en la Casa Blanca mañana por la tarde y ambos mandatarios centraran su conversación en hablar de la lucha contra el terrorismo y, principalmente, en cómo llegar a un acuerdo bilateral que facilite las relaciones comerciales entre ambos países tras el Brexit. La agenda también incluye tratar temas de Defensa, Rusia, la OTAN, la UE y la situación de Siria.
Comercio
May viaja con el objetivo de lograr el visto bueno de Trump para empezar a trabajar en un acuerdo bilateral que permita a las empresas británicas exportar a Estados Unidos sin costosas barreras arancelarias. "La primera ministra sabe que más comercio significa más creación de empleo", aseguraba ayer su portavoz oficial en una reunión con corresponsales extranjeros. El 14% de las exportaciones británicas va a Estados Unidos, mientras que un 40% tiene como destino la UE. El inicio de conversaciones con la administración americana puede crear malestar entre los miembros de la UE, pero Reino Unido lo tiene claro. "Cumpliremos nuestros compromisos con nuestros socios europeos, pero eso no impide que iniciemos contactos con otros países", añadió la portavoz.
Trump reconoció antes de su investidura que conseguir un acuerdo con Reino Unido sería una prioridad para su Gobierno, un giro radical frente a lo anunciado por Barack Obama. El ex presidente aseguró, en una visita a Londres antes del referéndum, que los británicos deberían ponerse "al final de la cola" para lograr un acuerdo con Estados Unidos.
Ambos países han tenido una "relación especial", como les gusta recordar a los británicos, durante décadas, aunque en los últimos ocho años Obama había contado con Angela Merkel como su interlocutora habitual en Europa.
Trump ha dicho que espera replicar con May la gran relación que tuvieron en los ochenta Margaret Thatcher y Ronald Reagan. Sin embargo, May no parece estar dispuesta a seguir el guión. Ha dicho que los comentarios sobre las mujeres realizados por Trump durante la campaña son "inaceptables" y ayer aseguró ante el Parlamento que "será muy franca con el presidente en todos los frentes".
Libro Blanco
La comparecencia de May ayer ante los diputados sirvió también para anunciar que el Gobierno va a publicar un Libro Blanco sobre el Brexit, donde detallará los planes para salir de la Unión Europea.
El anunció sirvió para calmar la rebelión que, según los medios británicos, se estaba gestando en el Partido Conservador, donde algunos miembros están descontentos con el rumbo que ha tomado el Brexit y quieren más detalles sobre el proceso.
La primera ministra no clarificó si la publicación de este documento será antes o después de que el Parlamento vote la ley que permitirá activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa. El Tribunal Supremo anunció esta semana que debe ser el Parlamento, y no el Gobierno, quien marque el divorcio oficial con la UE.


DONALD TRUMP LLAMÓ "TRAIDORA" Y "DESAGRADECIDA" A CHELSEA MANNING, TOPO DE WIKILEAKS QUE SALDRÁ EN LIBERTAD GRACIAS A BARACK OBAMA. S

El presidente estadounidense criticó a la ex soldado, quien publicó una columna de opinión resaltando su decepción con la gestión del demócrata. El mandatario saliente le rebajó la condena de 35 años en sus últimos días de Gobierno.
Donald Trump apuntó contra la ex soldado Chelsea Manning, la fuente que filtró los documentos secretos de WikiLeaks. Fue en respuesta a la columna de opinión que escribió para el periódico británico The Guardian, en la que lamentó la falta de "logros permanentes" del gobierno de Barack Obama y también criticó al republicano.
El mandatario llamó "desagradecida y traidora" a la ex soldado, y consideró que "nunca debería haber dejado la prisión", en referencia a la conmutación de pena que le otorgó Obama en sus últimos días en la Casa Blanca. "Ahora está llamando al presidente Obama un líder débil. ¡Terrible!", agregó el mandatario en su cuenta de Twitter.
Manning, quien en 2010 filtró un número récord de documentos secretos a WikiLeaks, publicó el miércoles un texto en el que consideró que los dos mandatos de Obama dejaron rastros de un legado positivo, pero lo matizó con "contradicciones" que halló en los últimos ocho años.
"Desafortunadamente, pese a su fe en nuestro sistema y su historial positivo en varios temas, hubo muy pocos logros permanentes", expresó. Además, con respecto a la política exterior de Obama, Manning indicó que "pese a que sólo expandió las medidas de la gestión anterior (de George W. Bush), lo criticaron incesantemente por ser muy débil, muy suave o muy simpático, nunca cooperaron".
En cuanto al futuro, y con la "lección aprendida de no comenzar con un compromiso" por la falta de apoyo de la oposición, Manning indicó que el país necesita "un líder que no tenga miedo de ser criticado, ya que es inevitable".
Aunque no mencionó por su nombre al actual mandatario, Manning escribió: "Tras ocho años de buscar compromisos y obtener un desprecio incansable a cambio, nos estamos moviendo hacia tiempos más oscuros", e instó a los demócratas a no comprometerse.
En su última conferencia de prensa, Obama defendió su decisión de conmutar la pena de 35 años que recibió la ex soldado. "Ha pasado una significativa cantidad de tiempo" en la cárcel, recordó Obama al argumentar su firma sobre Manning, un ex analista de inteligencia mi
litar que se llamaba Bradley y comenzó un tratamiento de cambio de sexo para ser mujer en su cárcel militar de Kansas, donde intentó suicidarse en dos ocasiones.
Manning será liberada el próximo 17 de mayo.


JORGE ASIÍS:"EL GOBIERNO DE MACRI ES UN POPULISMO PAQUETE"


El periodista y escritor Jorge Asís estuvo invitado al programa Terapia de Noticias , y allí definió al gobierno de Mauricio Macri como "un populismo paquete", tras ser consultado sobre las medidas económicas del Gobierno.
Según Asís, la situación que atraviesa el PRO tiene justificación en que "no hay muchas posibilidades de hacer otra cosa" y calificó a la gestión como "el tercer gobierno radical que decepciona hacia su derecha".
Asís, que se define como "un profesional de la palabra", habló de la desesperanza de quienes confiaron en el cambio. "Todos aquellos que estaban esperanzados en un proyecto político capitalista nuevo, que coincide con un excelente producto de exportación que es Mauricio Macri, flaco, más bien pintón, con formación de ingeniero, con una edad madura conveniente, habla inglés por el libre mercado -y hay muchas cuestiones de las que agarrarse para trabajar bien ese producto- descubren que más no se puede hacer", dijo.
Según el escritor, el Presidente "está hoy en una campaña electoral en la que nadie puede pretender que haga un ajuste o que reduzca el déficit, el gasto público", y lo diferenció de la oposición: "Al peronismo nunca le importó un pepino, pero cuando vos venís con el argumento del déficit y ajustar cuentas y vas a hacer exactamente lo mismo que se hizo antes aunque un poco mejor y sin robar, una de las peores cosas que te pueden pasar es que te pesquen en un negocio", explicó.
Las frases más contundentes de Asís en Terapia de Noticias
(Sobre el titular de la AFI, Gustavo Arribas) "Valoro que sea amigo del Presidente, pero un 'señor 5' no puede ocupar tanta centralidad ni ser objeto de conversación en todas partes"
"Este Gobierno no es de ricos, el problema no son los ricos"
(Sobre el blanqueo de capitales ) "Los que pagaron en su momento son unos giles"
"Macri cree que conoce a los empresarios y cree que es un par, pero los empresarios no lo reconocen como tal, para ellos es el hijo de Franco"
"Macri tiene problemas con los grandes, siempre los tuvo. Ni siquiera en su Gabinete tiene grandes"
"Macri necesita que no aparezca nadie con los dedos pegoteados de membrillo. En su gobierno puede ser un problema, pero en el peronismo no pasaría nada"
"Sería verdaderamente pecaminoso para este gobierno que aparezca una cosa complicada"
"En el peronismo no hay quien tenga ganas ni iniciativa de salir a confrontar, a lanzarse"
"Macri, Leuco, Wiñazki, todos están reconstruyendo a la doctora (Cristina Kirchner ) porque la ponen en la centralidad permanente"
"El problema que tiene Massa es que fue 'premier' de la doctora (por Cristina) y socio de Macri para terminar con ella. Le cuesta encontrar su propio perfil"
"Sólo alguien podria enfrentar a Macri: Marcelo Tinelli"