UN MAESTRO CAZÓ A TIROS A ESTUDIANTES EN UNA ESCUELA CALIFORNIANA.

Normal 0 21 false false false ES-AR X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

Un ataque perpetrado hace pocas horas en una clase de la escuela primaria North Park de San Bernardino, a una hora al este de Los Angeles, provocó "cuatro víctimas", incluido probablemente el atacante, indicó el jefe de policía local Jarrod Burguan.

Las autoridades creen que se trató de un intento de asesinato seguido de un intento de suicidio. Esta ciudad ya había sido escenario de un atentado de inspiración islamista en diciembre del 2015.

"Creemos que esto es un asesinato-suicidio. Ocurrió en una sala de clases. Dos estudiantes fueron llevados al hospital".

Los Estados Unidos en estado de alerta.



AL-ASAD RECURRE AL VATICANO. Por Edgardo Arrivillaga.

Hace pocas horas el presidente sirio Bashar al-Asad dio una conferencia ante los medios acreditados ante el Vaticano. Para hacerla breve, el señor Asad responsabilizó la contrarréplica norteamericana contra la masacre de gases Sarín y otros que se inscriben en la línea QH apuntando a una voluntad neocolonialista del gobierno del señor Trump.

El Vaticano no ha proporcionado respuesta hasta ahora, y es el momento de que comience a expresarse.



LOS PROTAGONISTAS DE LA GUERRA. Por Edgardo Arrivillaga.

Los Estados Unidos de América son el único país que se encuentra en posición de desplegar de cinco a siete superportaaviones Ronald Reagan reciclados con el objetivo de desguazar el poder sirio. Evidentemente, el perno del ataque han sido los misiles Tomahauk, cuyo origen viene de las hachas de guerra que utilizaron los indios en su largo retroceso hacia el oeste americano. Si esto sigue así, el segundo elemento gravitante será la pérdida de tenientes primeros, capitanes y hasta mayores que los Estados Unidos de Trump ofrendarán sin tapujos en nombre de la paz mundial. Y bienvenido sea.

La situación de Putin es más compleja porque el potente lider ruso siempre ha vivido el desmantelamiento de la ex Unión Soviética como catastrofe geopolítica. Ahora, a través de múltiples encuentros bilaterales con gente de la administración Trump, estrechamente vinculada a Rusia, intentará minimizar los efectos de la purga con antrax a la cual sometió a adultos y niños en propio territorio sirio. Prudentemente, antes de ordenar el ataque, Trump estaba reunido con el primer ministro chino. Todo un símbolo. Trump está intentando separar a Rusia de China y al tiempo mediar un nuevo tratado de Trianon que no ponga en peligro a la ex URSS ni menos aún a Siria.

La situación es compleja porque las lineas de comunicaciones terroristas se expandirán sobre Occidente, Suecia es un ejemplo de ello, utilizando armas de factura casera, como cuchillos de carnicero y automotores. Será dificil recomponer este puzzle pero la pregunta clave es esta: ¿El presidente Donald Trump tenía alguna otra alternativa más que las fauces de la guerra?

A mi juicio ninguna.



BENEFICIOS DE LA GUERRA.

Victoria de Trump sobre demócratas y republicanos.

Donald Trump ya ha dejado su huella en el Tribunal Supremo de Estados Unidos. El Senado ha confirmado este viernes a su nominado, el juez federal Neil Gorsuch, para ocupar un cargo vitalicio en la corte superior del país. La cámara alta estadounidense ha cerrado además una de sus batallas políticas más intensas de los últimos años, que solo llega a su fin después de que los republicanos hayan cambiado las reglas de funcionamiento del Senado para evitar que Trump tuviera que retirar a su candidato.

Gorsuch (49 años) ha recibido el apoyo de los 54 senadores republicanos y de otros dos demócratas. El resto de la oposición, 45 demócratas, votó en contra. Desde el Supremo, el juez puede resultar clave en los próximos meses, cuando se espera que el Tribunal Supremo estudie la legalidad del veto migratorio del presidente Trump, regulaciones sobre la posesión de armas o la separación entre Iglesia y Estado en las escuelas americanas.

Trump celebró ayer la confirmación del juez, al que atribuye “un intelecto excepcional, una integridad inigualable y un historial de independencia que le convierte en el candidato perfecto”. A pesar de que el nuevo juez del Supremo no cambiará el equilibrio ideológico de la corte —cinco conservadores y cuatro progresistas— Gorsuch ha ascendido al cargo con un respaldo extremadamente inferior al de sus antecesores, en un claro reflejo de la polarización que afecta al cuerpo legislativo estadounidense. Esa brecha se ha acentuado aún más desde la llegada de Trump al poder.

El presidente republicano prometió en la campaña electoral que nombraría a un juez digno de heredar el puesto de Antonin Scalia, el magistrado fallecido en 2016 y que defendió algunas de las posturas más conservadoras gracias a su estricta interpretación de la Constitución. Gorsuch comparte con Scalia el arte de hacer literatura con sus sentencias y encaja en su mismo molde ideológico. Trump, amigo de las grandes escenografías, le presentó poco después de llegar a la Casa Blanca en una ceremonia medida al milímetro para la televisión y en la que estaba presente la viuda de Scalia.

Desde ese mismo instante, los republicanos se han deshecho en elogios hacia un juez con una década de experiencia en el circuito federal y un currículum aparentemente intachable. Los demócratas, sin embargo, han coleccionado todo tipo de objeciones, aunque ninguna ha servido para impedir que 65 días después de su nombramiento, Gorsuch pueda vestirse la toga.

Los principales argumentos contra el nuevo magistrado del Supremo empiezan por el presidente que le avala, Trump, y el hecho de que esté siendo investigado por el Congreso y el FBI por su posible colaboración con Rusia durante las elecciones. Pero el rechazo creció aún más cuando Gorsuch se negó a responder a las preguntas de los senadores demócratas acerca de si garantizaría derechos sociales como el aborto, adquiridos desde hace décadas por los estadounidenses.

Los tres días de audiencias en el Senado sirvieron para escenificar las distintas opiniones de Gorsuch según el partido político. Mientras los republicanos elogiaban sus talentos y aludían a elementos triviales de su carrera judicial —como su afición a la pesca o al esquí—, los demócratas rescataban escritos de cuando asesoró al Departamento de Justicia de George W. Bush en el uso de torturas en los interrogatorios a sospechosos de terrorismo.

La pelea para confirmar a este juez de Colorado se recrudeció aún más esta semana, cuando los demócratas anunciaron que tenían suficientes votos para impedir su ratificación. Las reglas del Senado establecían hasta este jueves que cualquier nominado necesitaba recibir al menos 60 apoyos. Los republicanos, con 52 senadores, dependían del voto de ocho demócratas para impedir que Trump se viera obligado a cambiar de candidato.

Pero todo cambió en apenas tres horas de dramático debate en el Senado. El líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, cambió las reglas para que en vez de 60 votos, Gorsuch pudiera ser confirmado por mayoría simple, 51. La decisión afecta a los próximos nombramientos de jueces al Supremo y marcará un antes y un después tanto en la corte como en el funcionamiento del Senado.

Tanto republicanos como demócratas han lamentado en los últimos días que, al no exigir un mayor consenso para ratificar a los nominados al Supremo, Trump —y futuros presidentes— podrán elegir a candidatos de posturas más radicales que hasta ahora. El mínimo de 60 votos exigía hasta ahora convencer a los legisladores de la oposición. Gorsuch es de hecho el primer candidato de los últimos 16 jueces que han llegado a la corte que no es capaz de superar ese umbral.

La batalla entre los dos partidos se remonta a 2013, cuando los demócratas también rebajaron ese requisito en el caso de nombramientos de jueces federales tras la obstrucción de los republicanos. Éstos bloquearon por causas políticas la confirmación de 79 cargos judiciales de Obama, más de la mitad de todas las obstrucciones realizadas en la historia de EE UU. Los demócratas decidieron cambiar las reglas, pero excluyeron los votos de los aspirantes al Supremo, al considerar que su huella ideológica en la Corte tiene consecuencias mayores y durante más tiempo.



MILES DE PERSONAS TOMAN CARACAS CONTRA EL CHAVISMO.

Normal 0 21 false false false ES-AR X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

Manifestantes en una protesta de la oposición en Venezuela.

La tensión en Venezuela empieza a ser parte de la cotidianidad. La oposición regresó hoy a la calle, por tercera vez en una semana, con muchas más razones que las que en principio convocaban la protesta. El gobernador Henrique Capriles Radonski, su principal líder, no podrá ocupar cargos públicos durante los próximos 15 años tras ser inhabilitado el viernes por el régimen chavista. La policía reprimió la manifestación con gases lacrimógenos y balas de goma.

Fue otra vez Capriles, el líder de esta oleada de protestas que empezaron hace diez días, el encargado de dirigir a los manifestantes hacia la sede de la Defensoría del Pueblo, en el centro de Caracas. Fue una decisión sorpresiva pero nada casual. La Defensoría del Pueblo es parte del Consejo Moral Republicano, una instancia que se negó a calificar como grave la actuación de los magistrados del Tribunal Supremo que avalaron dos sentencias que usurpaban las funciones del Parlamento.

La Policía Nacional Bolivariana interceptó la cabeza de la marcha cuando transitaba por la avenida Libertador. La fuerte represión con gases lacrimógenos y disparos de proyectiles de goma disuadió a algunos manifestantes, pero otros insistían en seguir hacia su destino. Algunos trataron de tomar vías aledañas y arrojaron piedras a los agentes. La vía quedó completamente cerrada al tránsito de vehículos.

Hoy siguió el mismo patrón mantenido a lo largo de la semana y que amenaza con convertirse en una pauta de largo recorrido. La fuerte represión de los pasados días, que incluso provocó la muerte de un manifestante en una población vecina a Caracas, ha llevado a Amnistía Internacional a condenar en un comunicado el uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes y a recordar que la obligación del Estado es “garantizar el derecho a la libertad de expresión y de manifestación pacífica de todas las personas”.

“En vez de usar sus recursos para empecinadamente perseguir y reprimir a quienes opinan distinto, el Gobierno de Venezuela debería estar concentrando sus esfuerzos en solucionar la crisis humanitaria, que empeora día a día”, agregó Érika Rojas, directora para las Américas de la organización.

Controlar la calle

La insistencia de la oposición de permanecer en la calle busca quebrar el apoyo interno que tiene el régimen de Maduro. Con la comunidad internacional prácticamente en contra, los líderes de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) parecen decididos a conseguir esta vez un compromiso concreto en su objetivo de reducir el poder del chavismo.

Pese a que ya no tiene el apoyo popular del pasado, el régimen no parece dispuesto a dar marcha atrás en su control del poder. Es ahí donde se explica la decisión de inhabilitar a Capriles, según un dictamen de la Contraloría General de la República —la Intervención General— hecho público el viernes, y apartarlo de la política. Si la sanción se confirma, el gobernador del Estado de Miranda no podría aspirar a cargos de representación política hasta cumplir 60 sesenta años. Una posibilidad que Capriles descarta. “A mí Maduro no me va a retirar de la política. Sólo me retiraría el pueblo de Venezuela”, afirmó en un acto celebrado el viernes en Caracas.

La medida reconfigura el panorama de la oposición y llena de dudas la selección del candidato unitario que se enfrentaría al chavismo en las elecciones presidenciales de fines de 2018. La carrera aún no ha empezado, pero ya se empiezan a vislumbrar algunas aspiraciones. Con Capriles bajo amenaza de ser inhabilitado y con Leopoldo López preso, las restantes opciones con posibilidades para liderar la oposición son figuras débiles y discutidas, que insisten en la reconciliación y el acuerdo nacional como puntos medulares de su oferta. Y ese sería el escenario más favorable para el Gobierno en unas elecciones.

De ahí que el Ejecutivo parezca estar diseñando una oposición a la carta. Obligado por la condena internacional que supuso el autogolpe promovido por el Tribunal Supremo de Justicia mediante dos polémicas sentencias, y el calamitoso estado de la economía, el régimen parece obligado a no seguir posponiendo la fecha de las elecciones de gobernadores y de no retrasar con argucias legales los comicios presidenciales. Esta semana Maduro reconoció que en 2018 habrá elecciones en Venezuela.



SORPRESIVO ATAQUE MISILÍSTICO NORTEAMERICANO SOBRE SIRIA. Por Edgardo Arrivillaga.

Sorpresivamente el presidente norteamericano Donald Trump ordenó el bombardeo de varios blancos sobre territorio sirio por parte de misiles Tomahawk que cuestan un millón de dólares cada uno. Estos misiles se disparan desde submarinos y habrían atacado diversas bases sirias.

Una estrategia similar fue adoptada por Bill Clinton para desarbolar el régimen talibán en Afganistán.

Previo al ataque, Trump había notificado de su decisión al presidente ruso Vladimir Putin, y sobre todo al gobernante de Arabia Saudita. La determinación militar se produjo como consecuencia del bombardeo ruso con bombas bacteriológicas sobre territorio enemigo. La noticia ha puesto en alerta a todas las cancillerías del mundo y se monitorea con especial atención la eventual contrarréplica israelí sobre Jordania y el estado de alerta del polígono nuclear Dínamo, cuyo emplazamiento está dirigido directamente contra Irán.

Hace un tiempo alerté que los objetivos de Donald Trump para cortar el nudo gordiano que lo ataba a Putin pasaría por un ataque militar. En el Consejo de Seguridad ya se sabía la inminencia del zarpazo americano. Los hechos me han dado la razón y el colectivero Maduro puede poner sus barbas en remojo.

Esta es la información más grave y más importante del día.



LA HUELGA. De Robert Köehler (Siglo XIX)

Download wallpaper picture,  Robert Koehler,  strike,  Robert Koehler free desktop wallpaper in the resolution 4411x2731 — picture №615568


CRISIS DIPLOMÁTICA

Martín Lousteau renunció a la Embajada Argentina en los Estados Unidos. Había marcado distancia del Gobierno en sus últimas apariciones públicas. Es el principal referente opositor al PRO en la Ciudad de Buenos Aires.
Finalmente Martín Lousteau tomó la decisión que muchas veces pensó pero trató de postergar lo máximo posible. Esta tarde le comunicó al presidente Mauricio Macri que dejará la Embajada Argentina en los Estados Unidos. La noticia sorprendió al gobierno nacional, que creía que el ex ministro de Economía continuaría siendo parte de Cambiemos pese a ser una de las figuras centrales de la oposición a Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad de Buenos Aires.
Emiliano Yacobitti, presidente de la UCR en la Capital Federal, habló con Infobae de la decisión de Lousteau: "Es una excelente noticia, lo estábamos esperando. Qué suceda el mismo día de la Convención es una casualidad".
Se espera que en breve Lousteau haga pública su carta de renuncia, donde, según supo este medio, especifica que deja su cargo para trabajar como candidato en la Ciudad.
Si bien aún no se expresó públicamente, se prevé que con su salida de la diplomacia Lousteau regrese a la discusión política porteña para competir por un lugar en la Cámara de Diputados desde ECO, la alianza que formó con la Unión Cívica Radical porteña y que en 2015 peleó en el balotaje la jefatura de Gobierno que finalmente obtuvo Rodríguez Larreta, por poca diferencia.
Para el gobierno nacional su salida representa un doble dolor de cabeza: no sólo le complica la pelea electoral en su distrito más fuerte, la Capital Federal, sino que le abre una vacante en un puesto sensible para la política exterior. De hecho, en el Poder Ejecutivo esperaban confirmar en las próximas semanas el primer cara a cara entre Macri y Donald Trump, a fines de abril.
En sus últimas apariciones públicas Lousteau había empezado a marcar distancia de la administración que integraba, por ejemplo al opinar sobre el conflicto con los docentes que exigen una paritaria nacional. Ahora, con su salida confirmada, es probable que se pronuncie aún más su perfil opositor.
Su renuncia generó sorpresa también en la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical que se realiza esta tarde en La Plata. El rumor empezó a correr en las primeras horas de la tarde y se convirtió en el principal tema de conversación una vez que Infobae confirmó la dimisión.
Lousteau tiene una personalidad heterodoxa para un diplomático. Está casado con la actriz Carla Petersen y al mismo tiempo todos recuerdan que cuando era muy joven participó de una visita guiada al frente de guerra norteamericano en Afganistán.
Fuentes: Infobae y otras.



HASTA PÁGINA 12 TUVO QUE ACEPTAR LA REALIDAD.

Normal 0 21 false false false ES-AR X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

Aunque se convocó por la defensa de la Democracia, los manifestantes lo hicieron por el Gobierno.

Faltaba una hora para la hora pactada, los convocados eran muy pocos y la preguntas que flotaban iban de la duda a la desconfianza. ¿Cuántos seremos en total? ¿Todavía no vino el organizador? Hablaban de un tal Berón de Astrada, el que con un curioso seudónimo era el ideólogo de la marcha, vía Twitter.

Dentro de los móviles de la televisión ubicados a ambos lados de la Plaza de la República, los técnicos miraban un vacío general que duró poco. De repente, un grupo de señoras portando una bandera de varios metros se paró próxima a uno de los mástiles y megáfono en mano, comenzó a cantar el Himno Nacional. La voz cantante invitaba a no contestar agresiones, pero cuando pelotas de papel y limones fueron arrojados por unos vendedores ambulantes los insultos y los gritos hicieron perder las formas. Cinco venezolanos se arrimaron y consiguieron la simpatía de los asistentes a la Marcha por la Democracia. Uno habló, y le pidió al pueblo argentino no caer en la misma de Venezuela. “Luchen contra el populismo cómo sea”. La señora del megáfono y portadora de un look Elisa Carrió clamó porque no haya más comunismo en Latinoamérica.

El Obelisco fue uno de muchos puntos de reunión de los que se partiría hacia el destino final en Plaza de Mayo. Una caravana comenzó a caminar por Diagonal Norte y todo hacía suponer que se trataría de una modesta juntada de gente. Cierta tibieza y reclamos por una República Presente irían cediendo protagonismo a consignas más picantes.

Bandera celestes y blancas con los rostros de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal juntos se vendían de a miles, a 100 pesos la unidad. Camisetas de la selección nacional de fútbol, banderas para anudarse al cuello, todo era celeste y blanco, sin manchones de carteles amarillos en el horizonte. “No puede ser que en el Conurbano siga habiendo gente sin agua ni cloacas. Está bien que la situación no es fácil por tantos aumentos, pero mucho de lo que se vive no es de ahora”, contó Germán, un joven bien vestido que aseguró haber comprado un megáfono por iniciativa propia y de su bolsillo. “Acá no hay micros y no nos pagó nadie”.

Se hizo difícil caminar dentro de la Plaza de Mayo y sus alrededores. La multitud en su número sorprendió a muchos que esperaban moverse más cómodos. Por la Diagonal, vista desde cercanías de la Pirámide, siguió llegando gente hasta pasadas las 20 horas.

A falta de organización y de oradores, se cantó el himno media docena de veces en distintos sectores. Y los cánticos se volvieron más corrosivos, y el apoyo al presidente se hizo más evidente. Se cantó para que los “cumpas” no vuelvan más, para que los chorros devuelvan la plata, para que Baradel permita a los chicos ir a la escuela. Llamó la atención un puñado de personas tocando bombos y redoblantes mientras una señora entonaba desaforadamente como en una cancha. También, que una hoja del portón principal de la Catedral Metropolitana quedara abierta dejando ver el altar. “Con mi marido vinimos a defender la democracia y no al Gobierno. ¿Usted me ve con alguna bandera acaso?”, dice una mujer de más de 60 años y sentada sobre un monolito frente a un puesto de sándwiches de queso y salame camperos. Cuando por fin la plaza se llena, aparecen en lo alto cuatro estandartes amarillos con la inscripción Pro en negro.

Las fotos aéreas van a delatar lo irrefutable: un lleno total de manifestantes que llegó hasta las calles vecinas. Se supo que el Gobierno se había despegado de la organización de la marcha, quizás temeroso por una escasa adhesión que iría a perjudicarlos. Si así fuera, una vez más y a juzgar por la enorme convocatoria volvió a fallar en sus cálculos.

A las 21.30, el presidente subía un tweet triunfalista: SÍ, SE PUEDE. JUNTOS ESTAMOS CAMBIANDO.

Fuente: Jorge Repiso. Página 12.



MALVINAS: PORQUÉ LAS BAJAS BRITÁNICAS NO SE CONOCERÁN HASTA EL 14 DE JUNIO DEL 2072 Por Edgardo Arrivillaga y otras fuentes.


Una vez terminada la guerra de Malvinas, el gobierno británico dispuso un acta de secreto militar hasta el día 14 de junio de 2072, es decir, 90 años. Hasta ese momento aquellos que divulguen o den a conocer algún dato o información que se encuentre en ese documento serán adecuadamente procesados ante una Corte Marcial.
No se trata de un embrión de censura sino de una censura por razones de Estado simplemente.
Por ahora nadie ha hablado sobre el contenido del acta de secreto, pero hay certezas de que uno de los puntos principales son las grandes pérdidas de vidas humanas que ha sufrido el Reino Unido, durante la guerra de Malvinas. Sin olvidar también, la simétrica pérdida de gran cantidad de vehículos de desplazamiento, tanto aéreos como marítimos. Gran parte de su logística quedo pulverizada o sepultada en el Atlántico.

Las cifras oficiales británicas son de 255 caídos y 777 heridos y aproximadamente 280 suicidios en los años posteriores por neurosis de guerra.
Si se toma en cuenta el solo hecho de que el atacante siempre tiene más bajas que el defensor-la relación más conservadora oscila entre 2 o 3 a uno - esa cifra es totalmente absurda , si calculamos que se trata de un terreno de despliegue parecido a Groenlandia o a Escocia .
A continuación se muestra día a día las bajas que sufrió Gran Bretaña desde su llegada a las Georgias el día 23 de abril hasta el 14 de junio de 1982, cuando las islas son retomadas nuevamente:
BALANCE:
- El primeer número es el total de caídos en el día.
- Cada vez que se observa un "+", es porque el número de bajas estimado es mayor que el real.
- Entre paréntesis, se ha colocado en varias oportunidades un número estimativo, que es más bien un porcentaje probable, sobre qué cantidad de tropa ha perecido en cada ataque del día.


23/04: 1 (1) Cae helicóptero Sea King en Georgias.

01/05: 10 (2) Dos Harriers destruidos cerca de Puerto Argentino. 8 marinos mueren ante los ataques de la FAA a los siguientes buques:
HMS Arrow, HMS Exeter, HMS Glamorgan, portaaviones HMS Hermes, HMS Alacrity.

02/05: Un Sea Harrier en Puerto Argentino derribado por un cañón de 20 mm. de artillería.

04/05: 43 (3) Harriers derribados en la Base Aérea Cóndor Malvinas. Hundimiento del HMS Sheffield (40). El portaaviones Hermes pudo haber sufrido el impacto de un Exocet. Esto obliga al portaviones a desplazar su ruta hacia el Este y alarga el radio de acción de la aviación británica. Otros informes indican que el portaviones fue semihundido.

05/05: 1 (1) infante de marina en Bahía Elefante.

06/05: 2 (2) Son derribados dos Harriers al norte de la Isla Soledad.

12/05: 4 El HMS Glasgow, queda fuera de combate. Ataque al HMS Brilliant.

17/05: 1 (1) es derribado helicóptero Sea King en costas argentinas

18/05: 22 Helicóptero Sea King chocó con Albatros (según fuentes argentinas fue derribado).

19/05: 1 (1) Cae helicóptero Sea King y muere un experto en SAS.

21/05: 32 Dos Gazelles derribados en San Carlos (3). Es hundido el HMS Ardent (22). Son dejados fuera de combate: HMS Argonaut, HMS Antrim, HMS Brilliant. Es dañado el HMS Broadsword. Son derribados 3 Sea Harriers (1). Es derribado un Sea King (1).

22/05: 1 Es derribado un Harrier.

23/05: 8 Un Harrier se estrelló en salida nocturna del portaaviones Hermes (1). Es hundido el HMS Antelope (7).

24/05: 10 Fueron dañados los siguientes buques: HMS Sir Lancelot, HMS Sir Galahad, HMS Sir Bedivere, HMS Fearless (6+). En el caso del Fearless, se estima un número mucho mayor, ya que en ese momento tenía una tripulación de más de 500 hombres y llevaba alrededor de 300 soldados para desembarcar en San Carlos. Es poco probable que haya tenido solo 6 bajas si calculamos impacto, más explosión y aceite hirviendo en el agua más hipotermia. El cálculo no parece ser real.

25/05: 135 Son abatidos tres Harriers (3). Son hundidos: HMS Coventry (90+) (se hundió en menos de 20 minutos), HMS Atlantic Conveyor (20). Son dejados fuera de combate: HMS Broadsword, HMS Sir Lancelot. Son dañados: HMS Alacrity, HMS Yarmouth. Dos Sea King son derribados, y otros 2 averiados.

27/05: 11 Mueren siete infantes de marina en San Carlos (7). Son derribados tres helicópteros Gazelles, y un Sea King (4).

28/05: 136 Dos helicópteros Sea King derribados, más un Scout (3). Muere un soldado en la isla Gran Malvina (1). Entre el 27 y el 29 de mayo mueren (130) hombres del 2 Para y del Royal Auxiliar en la Batalla por Darwin. Es el equivalente de una compañía de infantería integra.

30/05: 44 Desde el 23 al 30 de mayo mueren (38) hombres en la Batalla por Pradera del Ganso. Sea Harrier se estrella (1). Es atacado el portaaviones HMS Invincible (5+), el cual sufre 1 Exocet y dos bombas de 250 kgs. cada una. Según fuentes extraoficiales el portaaviones se hundió. De ser esa teoría cierta (muy probable) las cifras serían mucho mayores que cinco bajas.

08/06: 162 Ataque en Fitz Roy. Son hundidos: HMS Sir Galahad (89), HMS Sir Tristam (40), lanchón de desembarco (LCU) Foxtrot (6+) (aunque no estaba lleno de soldados, debido a que transportaba material logístico, las bajas pueden ser mayores). Mueren (8+) chinos en la playa, debido a los fuertes bombardeos.
Es dejado fuera de combate el HMS Avenger. Es atacado el HMS Plymouth en Bahía Agradable, por cinco misiles de la aviación argentina.

09/06: 18 Mte. Dos Hermanas, comandos del SAS.

10/06: 4 Perecen (4) infantes de marina por accidente.

11/06: 44 Mueren entre el 11 y el 12 de junio: (3) en Mte. Harriet, (23) del 3 Para en Mte. Longdon, (4) del 45 de comandos, (1) del 42 de comandos, (13) de la compañía B.

12/06: 29 (4) en Mte. Dos Hermanas. Es dejado fuera de combate el HMS Glamorgan (25), siendo atacado por tercera vez, aunque en esta ocasión por un Exocet desde Puerto Argentino.

13/06: 360 entre el 13 y 14 de junio por las Batallas de Mte. Longdon, Mte. Wiiliams y Wireless Ridge.

14/06: 10 (5) en Zapper Hill, dos Sea King son derribados. Combate en Top Malo House (5).

TOTAL: 1090 caídos, sin contar un posible número mayor (+).

BUQUES AVERIADOS:


Buques perdidos (hundidos o destruídos): 8
Destructor Tipo 42 clase Sheffield (D-80) HMS Sheffield
Destructor Tipo 42 clase Sheffield (D-118) HMS Coventry
Fragata Tipo 21 clase Amazon (F-184) HMS Ardent
Fragata Tipo 21 clase Amazon (F-170) HMS Antelope
Buque Logístico de Desembarco (L-3005) RFA Sir Galahad
Buque Logístico de Desembarco (L-3505) RFA Sir Tristam
Portacontenedor de Gran Porte Atlantic Conveyor
Lancha de Desembarco Foxtrot 4

Buques fuera de combate (inactivos): 9
Submarino clase Oberon (S-21) HMS Onyx (accidente operacional)
Portaviones Liviano (R-05) HMS Invincible (¿hundido?)
Fragata Tipo 21 clase Amazon (F-174) HMS Alacrity
Fragata Tipo 21 clase Amazon (F-185) HMS Avenger
Fragata Tipo 21 clase Amazon (F-173) HMS Arrow
Fragata clase Leander (F-56) HMS Argonaut
Crucero Liviano clase County (D-18) HMS Antrim
Crucero Liviano clase County (D-19) HMS Glamorgan
Destructor Tipo 42 clase Sheffield (D-88) HMS Glasgow

Buques averiados de consideración (casi inactivos) : 5
Fragata Tipo 22 clase Broadsword (F-90) HMS Brilliant
Fragata Tipo 22 clase Broadsword (F-88) HMS Broadsword
Fragata Tipo 12 clase Rothesay (F-126) HMS Plymouth
Fragata Tipo 21 clase Amazon (F-172) HMS Ambuscade
Buque Logístico de Desembarco (L-3029) RFA Sir Lancelot

Buques averiados: 9
Portaviones Liviano (R-12) HMS Hermes
Destructor Tipo 42 clase Sheffield (D-89) HMS Exeter
Buque de Asalto Anfibio (L-10) HMS Fearless
Buque Auxiliar de Apoyo clase Tide (A-76) RFA Tidepool
HMS Sir Bedivere
HMS Yarmouth
RFA Norland
Dos naves no identificadas (lanchones de desembarco)

TOTAL BUQUES PERJUDICADOS: 31

AERONAVES PERDIDAS:

ESCUADRONES AERONAVALES DE LA FLOTA REAL:
Sea Harrier derribados: 19
Fuera de servicio por fallas y accidentes: 10
Helicópteros derribados: 13
F/S: 32

RAF
Harrier derribados: 12
F/S: 5
Helos derribados: 12
F/S: 26

ROYAL MARINES
Helos derribados: 13
F/S: 4

EJÉRCITO INGLÉS:
Helos perdidos x derribos y accidentes: 8

Total Sea Harriers derribados: 19
Total Sea Harriers fuera de servicio: 10
Total Harriers derribados: 12
Total Harriers fuera de servicio: 5
Total helicópteros derribados: 46
Total helicópteros fuera de servicio: 62

TOTAL AERONAVES PERDIDAS: 154

Total aviones (Harriers, Sea Harriers) desplegados en Malvinas: 77, de los cuales 46 quedaron inutilizados.
Total helicópteros desplegados en el Atlántico Sur: 171, de los cuales 108 quedaron inutilizados.

CONCLUSIÓN:


TOTAL CAÍDOS: 1090
TOTAL BUQUES DAÑADOS O PERDIDOS: 31
TOTAL AERONAVES PERDIDAS: 154

Gran Bretaña nunca declaró el verdadero número de bajas de sus tropas ni la pérdida de numeroso armamento. Fue superior a la Argentina y queda demostrado por el gran daño sufrido, que supera ampliamente al que recibió Argentina.

Si hoy las islas se encuentran en posesión británica es esencialmente gracias a la ayuda que Gran Bretaña recibió de los Estados Unidos de Norteamérica y de la República de Chile en el marco regional, y demás miembros de la OTAN.
Sin olvidar a la mayoría de los países europeos (excepto Irlanda e Italia), quienes sancionaron económicamente a la Argentina.
El caso francés fue ambiguo, si bien Miterrand facilitó a la Thatcher el sistema operativo de los Súper Etendard, un general francés en actividad en la Aeroespacial, conectado con argentinos en París facilitó que la provisión de repuestos de las bases francesas en Gabón llegase a la Argentina.
Israel también ofreció ayuda técnica e Italia quedó sorprendida por la performance de sus aviones ligeros.

Lo cierto es que un triunfo táctico argentino solo dejaba dos posibilidades, o un ataque nuclear limitado sobre el continente-políticamente muy costoso para Gran Bretaña e irracional -los kelpers no se merecían tanto - o una larga negociación diplomática con evacuación parcial argentino - británica e intervención de la ONU en el teatro de operaciones con una fuerza de interposición modelo greco chipriota.

Datos extraoficiales británicos aseguran que el número de caídos se acercaría a 1300, lo cual la cifra de más de 1000 bajas no es descabellada ya que el orden de batalla británico era de ataque pero con un desconocimiento absoluto de la performance de los sistemas de armas argentinos que eran europeos en su mayor parte y desbarataba su estrategia de hacer fácilmente pie en las islas.

Un Gallipoli 2 preocupaba al Almirantazgo.
Chile, por su parte ejecutó un colaboracionismo de baja intensidad pero preventivo. Sectores de la inteligencia chilena siguen sosteniendo que cada baja o destrucción del sistema de armas argentino reforzaba la autonomía chilena que era estrictamente defensiva. Brasil no apostó a la negociación que si encaró el Perú y por su parte tanto Venezuela como Cuba se demostraron los dos países mas interesados en apoyar militarmente las posiciones argentinas.
La posición chilena, que mal podía condolerse por la derrota argentina, obligó al despliegue argentino a dejar parte de su infantería de montaña para repeler un posible ataque por la retaguardia y proporcionó inteligencia esencial para los bombardeos británicos.
En el aspecto psicosocial y cuando ya los arboles de la ira están apagados no puede dejar de señalarse que la población civil kelper fue respetada por los bandos en guerra y que la colaboración y comunicación permanente de las iglesias católica y anglicana-los vicariatos castrenses están exactamente para eso - fue útil para resguardar hombres y efectuar tareas humanitarias de intercambio de prisioneros.
En el ínterin los que vivan tendrán que esperar hasta el 2072.

BIBLIOGRAFÍA:

Bramley Vincent, Viaje al infierno, Bs. As., Ed. Planeta, 1992.
Busser Carlos, Malvinas, conflicto vigente, Bs. As., Ed. Vórtice, 1999.
Carballo Pablo, Halcones sobre Malvinas, Bs. As., Ed. Cruzamante, 1985.
Cardoso, Kirschbaum, Van der Kooy, Malvinas, La trama secreta.
Eddy Paul, The Falklands War, 1984.
Gral. Thompson, Julián, No Picnic.
Hastings M. y Jenkins S., La Batalla por las Malvinas, Bs. As., Emecé, 1984.
Kanaf Leo, La batalla de las Malvinas, Bs. As., Tribuna Abierta, 1982.
Kasansew Nicolas, Malvinas, a sangre y fuego, Bs. As., Abril S.A., 1982.
Mattasi Francisco Pío, La batalla aérea de nuestras Malvinas.
Moro Ruben O., La guerra inaudita.
O´Connell, Portela, Malvinas, su advertencia termonuclear, AZ Editora.
Pacheco Julia Solanas, Malvinas ¿Y ahora... qué?, Bs. As., Plus Ultra, 1996.
Preston Antony, Sea Combat of The Falklands.
Seineldin Mohamed Alí, Malvinas, un sentimiento, Bs. As., 2004.
The Sunday Times Insight Team, Una cara de la moneda.
Ignacio Montes de Oca, Tierra de Nadie.Editorial Sudamericana, Bs As., 2006.


24 DE MARZO DE 1976: UN PROCESO HOBBESIANO. Por Carlos Fernández Pardo

El problema de las causas, significados y consecuencias del golpe militar de 1976. Militares y peronistas ante los límites estratégicamente visibles de una política nacional.
Los factores que explican el golpe militar del 24 de marzo de 1976, no son del mismo tenor del de aquellos que permiten comprenderlo. Mientras que la explicación siempre nos conduce a establecer procesos causales, el acto de la comprensión se refiere directamente a su significado. Las causas permanecen y solidifican como momentos históricos fijados en el tiempo. Mas no acontece lo mismo cuando consideramos el significado de los hechos que ocurren. Estos significados cambian con el paso de tiempo. Dependen de las percepciones sociales que, a su vez, moldean actitudes. Los significados se enuncian de acuerdo a discursos ideológicos que responden a determinadas justificaciones y que desempeñan una función retórica. Pero la retórica busca la persuasión. No pretende el esclarecimiento de la verdad. Y dado las personas consideran como reales aquellas situaciones que previamente definen como tales, la verdad de los hechos históricos depende del significado que tenemos de ellos. Dudosamente podría juzgarse como una manifestación de cinismo, la recomendación de Maquiavelo acerca de la importancia de apreciar la política según los resultados antes que de acuerdo a sus intenciones.
Los militares argentinos, comprometidos con la decisión de derrocar un gobierno constitucional, definieron las cosas en unos términos que luego no pudieron sostener como reales. De este modo, perdieron su batalla en el terreno donde la pérdida es realmente decisiva: en el de la pacificación que impusieron junto a la de sus argumentos legitimadores. Por eso mismo creemos que el significado del golpe militar de 1976 trasciende lo que podríamos llamar sus causas. Sin embargo, ciertas condiciones objetivas pueden dar cuenta de la presunta causalidad en los acontecimientos.
En el orden de las causas, la muerte de Perón, ocurrida en el año 1974, poseyó el signo de una verdadera tragedia. Condicionó todo lo demás. Por lo pronto, su muerte significaba la ausencia de un poder de arbitraje en las filas del peronismo. Dejó su movimiento en estado faccioso sin la estructuración de un gran partido de masas y en una dialéctica violenta entre sus cuadros. Su muerte significó también la pérdida del eje vertebrador de las movilizaciones políticas. La desaparición del único garante cierto de cualquier coalición institucional. Existen, desde luego, otras circunstancias que todavía permanecen en las sombras. La misma estrategia de las organizaciones armadas era ostensiblemente "golpista." Por otra parte, en aquellos días, pocos entendieron que la Presidencia de Isabel Martínez de Perón era la consecuencia previsible de una fórmula no deseada por el líder justicialista. No deseada, quiere decir: impuesta a Perón por un golpe de mano del círculo de sus principales allegados. Tal vez pudiera explicarse su nominación con el temperamento del Modelo Argentino texto postrero en el cual Perón depositaba sus esperanzas. Entonces, la sucesión de Isabel admitiría la premisa de ser una forma de clausurar el liderazgo carismático basado en el reconocimiento. El signo de una necesaria institucionalización del peronismo para "despersonalizar los propósitos" y lanzarse a la "lucha por la idea". En el interior del peronismo Isabel no era una compañera de fórmula sino, ella misma, la fórmula de la sucesión. Muchos lo entendieron de ese modo proclamando un neoverticalismo carente de sentido. Otros, razonablemente, invocaron una elemental disciplina partidaria. Pero la apatía que generaba el propio gobierno demostraba que su fuerza no era mayor que el apoyo que movilizaba para su defensa. Ahora bien, nada de eso ocurría en el vacío. Nunca, como en aquel momento, se mostraba tan cierto el criterio de Perón acerca de los límites de una política nacional en la época de la interdependencia mundial. Si la tesis que sostiene que antes de morir, Perón procuraba un entendimiento con los Estados Unidos y una conferencia personal con el Presidente Nixon es plausible suponer que, con su desaparición, serían otras las expectativas de nuestra política exterior.
Cualesquiera hayan sido los entretelones, no cabe duda que la importancia de Perón puede medirse por el colapso del sistema de concertación que había logrado con retorno. En tal sentido habría que mencionar la erosión del acuerdo social de precios y salarios y las fuertes expectativas de inflación que apenas pudieron contener los últimos ministros peronistas, agravadas con la devaluación producida por el ministro Celestino Rodrigo. Otra de las causas del golpe militar ciertamente fue el fenómeno subversivo peligrosamente combinado con la pérdida de control del propio gobierno, debido a la crisis que enfrentó a López Rega con los sindicatos y la imposibilidad de conducción de la Presidenta.
La gestión de los militares
Ya en diciembre del año 1975 se había sido hecho público un claro ultimátum militar en el discurso pronunciado por el Comandante en Jefe del Ejército Jorge R. Videla en Tucumán. El acento fuerte estaba puesto en una crisis de orden Era una interpretación referida a que la sociedad argentina demandaba seguridad el 26 de febrero de 1976, la Cámara de Diputados rechazó el pedido de juicio político a la presidente Isabel de Perón que había presentado la Fuerza Federalista Popular y votado inclusive por la Unión Cívica Radical. Para un observador atento, resultaba claro que el golpe militar poseía vinculaciones políticas, empresarias y sindicales. Y esto permitiría entender el carácter del proceso y su fractura interna visible a fines del año 1978.
Aquellos que en forma temprana intentaron justificar el Proceso en una visión fundacional, argumentaban que el gobierno del Teniente General Videla, establecería los fundamentos de una nueva república. El primero de esos fundamentos era el imperativo de orden público. Una garantía hobbessiana de salvaguardia de la propiedad y la seguridad. Un segundo fundamento, al que podríamos llamar salvacionista se refería a una suerte de reencuentro, casi místico, entre las Fuerzas Armadas y su razón de ser: la guerra contra la subversión. Por consiguiente, los argumentos de una emergencia crítica ponían en un estado de notable actualidad los motivos temibles de la disolución nacional, la acción de agentes del exterior que medraban con nuestros enfrentamientos y la supervivencia misma de las instituciones. Martínez de Hoz redujo drásticamente las retenciones a las exportaciones agropecuarias el impuesto a las ganancias de las empresas y eliminó el control de las tasas de interés. Pronto reunió el consenso de los exportadores y de quienes veían en el ministro la persona capaz de liberar los mercados y abatir el poderoso sector de empresas públicas, sin embargo en este punto Martínez de Hoz encontró sus principales obstáculos en los altos mandos militares. No había interés, ni motivación, en deshacerse del complejo industrial (SOMISA, Fabricaciones Militares, Astilleros) para satisfacer un ajuste presupuestario clásico que tuviese como objetivo de reducir el gasto público. Sin duda esto vale también en relación al programa nuclear argentino.
La Junta de Comandantes tuvo dificultades respecto al militar que habría de suceder a Videla, quien según los mecanismos sucesorios, debía gobernar solamente tres años. En un marco de malestar dentro de su fuerza, el elegido fuel el general Roberto Viola quien había visto afectado su consenso por un pronunciamiento en la poderosa guarnición de Córdoba en septiembre de 1979, protagonizado por el general Luciano Menéndez y otros oficiales. Tampoco eran buenas sus relaciones con el almirante Massera.
Desde el mes abril de 1981 en adelante el gobierno militar ingreso en una dinámica de descontrol político de su propio proceso de consolidación. Definitivamente ya no contaba con la perspectiva fundacional que algunos podrían haber imaginado. Los militares no podían gobernar una sociedad compleja. La designación del general Roberto Viola, segundo presidente del Proceso que debió producirse en octubre de 1980, puso de manifiesto las contradicciones existentes y la ausencia de liderazgo en las fuerzas armadas. Peor aún, concluido el ciclo antisubversivo comenzaban a presentarse los tramos más difíciles de la lucha por la pacificación. Sin duda fue un serio error, una muestra de la falta de calidad intelectual el no haber considerado que "ganar la paz" es lo que cuenta una vez que se ha terminado con un enemigo. Y este proceso de ganar la paz implicaba, para el gobierno militar, exponer las finalidad de sus actos, el principio de legitimidad de su intervención y la observancia del sistema de derechos que en lo interno y en se hallaban entonces lo internacionales lo llevarían a una confrontación. Los militares argentinos ante una clara y definida situación "gramsciana ya que estaban perdiendo la posibilidad de tornar hegemónica su dominación (la "militarización" de la sociedad argentina).
El nuevo presidente debía asumir el cargo en marzo de 1981 y no llego a cumplirse el plazo. Todo indica que la designación de Viola alterando lo dispuesto en el Acta Institucional, no contó con el voto de la Marina. Algunos observadores daban por sentado que tal vez una etapa del proceso había sido cumplida. En parte porque el accionar de la subversión se encontraba literalmente desmantelado. En parte, también, por la propia marcha de la economía no arrojaba todavía indicadores tan negativos que conmoviesen la pasividad crítica con la que grandes sectores de la población toleraban las gestión militar. Ciertamente, esto comenzó a suceder cuando se conocieron los escándalos financieros de 1980 ganaron los titulares. A fines de 1980, la figura de Martínez de Hoz había sufrido un severo desgaste quedando confrontada con los sectores industriales afectados por la apertura. De manera que al cabo de unos meses, cuando asumió el general Viola para el período 1980-1983, todos pedían un cambio de rumbo económico.
A mediados de 1981 era un hecho que la inoperancia del general Viola, la activación política de una convergencia Multipartidaria y sobre todo, el impacto de la devaluación provocada por Martínez de Hoz, bastaban para dar crédito a rumores de cambio. Definitivamente, la Junta Militar era presa de un conflicto interno centrado en la inevitabilidad de una "salida" del Proceso. Esta percepción tornaba relativos y escasamente confiables los proyectos destinados a mantener en el poder la fórmula de 1976. Empero, sería equivocado pensar que los militares estaban aislados de la sociedad y que carecían de vínculos y entendimientos con actores políticos y sindicales importantes. El solo hecho de imaginar una "salida" ya imponía restricciones realistas que debían sopesarse con claridad. En el año 1981, estaba prácticamente cohesionado un frente civil. Pausadamente los dirigentes políticos iban concentrando las expectativas social y democráticas del país. Si uno tuviese que preguntarse, por qué motivo, el régimen militar argentino no se proyectó en una fuerza política, aunque más no fuera minoritaria en términos electorales pero con presencia eventual en un futuro Parlamento, de inmediato se nos ocurren dos respuestas. En primer lugar porque el Proceso carecía de un proyecto que fuese más allá de la autodefensa corporativa, explicable debido a la lucha contra la subversión al temor a que la politización de las fuerzas armadas introdujera un principio faccioso en su propia estructura. En segundo lugar, porque en el seno de las fuerzas armadas fue cobrando cuerpo una tendencia a recuperar legitimidad desde el campo militar-profesional y bélico. Una tendencia peligrosa que pronto estableció un rearme y una incursión en la arena internacional, aprovechando la dispersión del poder norteamericano y las fuerzas centrífugas que en materia de seguridad alentaban algunas capitales europeas y principalmente la Unión Soviética. Creemos que se fue afirmando a tenor de esta tendencia una actividad perturbadora. La declaración de autonomía en el campo nuclear controlado por el sector tecnológico militar tensó las relaciones con los Estados Unidos. Los convenios con la URSS referidos al intercambio comercial, justo cuando Estados Unidos pretendía reinstaurar su declinante influencia en la región, y en otras partes, promovió la influencia soviética en la Junta Militar. El 28 de abril 1979 el departamento de Estado condenó a la Junta Militar y el 2 de mayo Argentina respondió al Departamento de Estado. A comienzo de 1980 el Mercado Común Europeo y el Japón negociaron una serie de sanciones para imponer a Irán temiendo que si se apartaban en la guerra económica llevarían a que Estados Unidos intervinieran militarmente, habría riesgo de inestabilidad en un área vital para el abastecimiento europeo de petróleo dentro de la Comunidad Europea se discutió incluso la posibilidad de una iniciativa europea independiente en medio oriente. Cuando el emperador Hirohito condecoró al general Videla con la Orden Suprema del Crisantemo, los bancos japoneses otorgaron cincuenta millones de dólares a la Argentina. El gobierno japonés de Masayoshi Ohjira decidió preservar el abastecimiento petrolero iraní contra las presiones norteamericanas. Abundaban las señales de una declinación norteamericana y diversas fuerzas dispersaban por la atención de Washington.
El gobierno militar adoptaba un criterio preferencial hacia las cuestiones de defensa. Muchos imaginaban que la autonomía en la investigación y desarrollo propio de este campo habría de garantizar la presencia de las Fuerzas Armadas en un área industrial sin duda sensible a los compromisos internacionales. La autonomía, en este campo, necesitaba sortear obstáculos que solo podía ayudar a remover algún socio o aliado capaz de proveer y suministrar determinados insumos, inteligencia e información. No serían los Estados Unidos precisamente, sino la Unión Soviética y ciertos proveedores de tecnología y armamento de la Comunidad Europea. Entre los años 1979-1983 la Argentina alcanzó un superávit comercial con la URSS por un valor de ocho mil millones de dólares. El Comandante en Jefe del Ejército Leopoldo Galtieri, había regresado de los Estados Unidos dispuesto a tonificar esta tendencia de recobrar "legitimidad" desde la profesionalidad y, a la vez, articular esa búsqueda con conductas perturbadoras en la arena de la política exterior. A mediados de diciembre de 1981 la Junta de Comandante decidió remover al general Viola del cargo de Presidente e instalar en su lugar a Galtieri. Este encontró disponible un haber de recursos materiales consistentes con el proyecto de provocar una acción de autonomía internacional y alto riesgo. En su favor contó con la gestión de su Ministro de Economía Roberto Alemann quien recompuso las variables macroeconómicas tras la inestabilidad y el descontrol que había provocado la breve gestión del ministro Sigaut. La Argentina que había estado a punto de ir a la guerra con Chile en el año 1978 tenía un equilibrio militar regional completamente favorable.
El Instituto Internacional de Investigaciones para la Paz de Estocolmo estimaba que para el año 1983 un tercio de deuda externa Argentina, aproximadamente trece mil millones de dólares, se debía a gastos en equipos militares y armamentos adquiridos desde el año 1978. Un tema sensible como el del plan nuclear fue prácticamente sostenido por el abastecimiento de tecnología alemana.. Desde 1975 hasta 1981, lo cierto es que las exportaciones de la República Federal Alemana de tecnología bélica y armamentos a la Argentina había crecido un 200%. Sin duda que esta búsqueda de supremacía militar regional, no se explicaba por la lucha contra la subversión que en el año 1979 había sido y la prácticamente aniquilada. Un motivo plausible, como señalamos antes, era que el gobierno militar estaba procurándose los medios para ir a la búsqueda de una legitimidad que creía basada en su capacidad profesional en el plano de la guerra
El orden de los significados
Existe una brecha temporal entre el recuerdo de los acontecimientos y su posterior reconstrucción histórica. Una brecha que salva el paso de las generaciones. Y éstas son portadoras de memoria. Traen consigo un acervo de experiencias y maneras de ver las cosas. Precisamente, es allí, en donde nace la controversia historiográfica. El golpe de Estado acontecido a comienzo del año 1976 contra un gobierno constitucional, en el pleno ejercicio de sus competencias y atribuciones, por lo pronto indica que la legitimidad no constituía una premisa en la decisión de los jefes militares. Podría parecer bastante trivial a simple vista. Pero lo es menos si consideramos el patrón de comportamiento que habían seguido otros "golpes militares" en la Argentina. En términos sintéticos el patrón reiterado había sido el de una "coalición reservada" de personalidades políticas y empresarias, el acto del "pronunciamiento" cuya técnica operativa todavía evoca el libro clásico de Curzio Malaparte. Finalmente la apelación a alguna clase de legitimidad.
El significado que tuvo aquella violenta irrupción militar en la vida civil de los argentinos tal vez sirva para entender las extremas dificultades de la institucionalización democrática de nuestra sociedad. Precisamente, el rasgo en el que coinciden investigadores académicos y analistas de la más variada formación, extremadamente sorprendidos por el "caso argentino", descansa en la particularidad de nuestra evolución política reciente. ¿Cuál es, después todo, la característica que permite fundamentar la particularidad del caso argentino? Una vez despejadas la causas objetivas del golpe militar ¿cuál resulta ser su verdadero significado? Un insuficiente desarrollo del sistema político, al menos para la versión modernizadora predominante en las ciencias políticas de la década del ´70, ha impedido la mediación institucionalizada del conflicto social. Esto condujo a que el Estado se haya convertido en un ámbito
En última instancia la tesis de un "poder civil" que se reconstruía y convocaba a un retorno a la democracia mediante la condena y persecución de un "poder militar" incapaz de llevar a cabo su presunta misión fundacional, salvacionista o modernizadora, como quiera que se interprete su significado, sin duda constituyó la clave de la victoria de Raúl Alfonsín en el año 1983. Sin embargo, en el haber del líder radical, cuenta principalmente el giro "internacionalista" que impuso a la UCR mediante su integración a la socialdemocracia. Se trató de un movimiento de ampliación inclusive de sus bases propias sociales y de su prospecto ideológico. Por cierto que el peronismo careció de iniciativa política, y, lo que es más importante, también internacional. La participación de muchos dirigentes sindicales en el proceso militar y la persistencia de la fórmula "ejército-.sindicatos" (mantenida en expectativa por el almirante Massera, y, en parte, por el general Acdel Vilas) establecía elementos de ambigüedad electoral.
No obstante, cabe reconocer que el peronismo se vio igualmente tentado por la constelación socialdemócrata. Pero a la manera de un bólido que navega sin otro rumbo que la fuerza de atracción que se ejerce sobre él. Ideológicamente, el peronismo quedó sorprendido por una "sociedad civil" que ahora recreaba categorías diferentes de aquellas previstas en su "comunidad organizada." No entendió que ya estaban operando fuerzas profundas, cambios culturales en las sociedades avanzadas a los que la política de "derechos humanos" daban aliento, recursos financieros y vías diplomáticas. Se preanunciaba el momento de la "esfera de las libertades", a la que sucedería con las presidencias sucesivas de Raúl Alfonsín y la Carlos Menen la era de la "estabilidad" institucional y económica. Pues bien, las condiciones generales de un nuevo alineamiento con los Estados Unidos tomaba la forma de una comunidad principista con el credo liberal.
Con la llegada de James Carter a la Presidencia de los Estados Unidos una nueva ideología hegemónica había venido a reemplazar en la guerra fría, las anteriores premisas de posguerra que permitían mostrar a Estados Unidos como una potencia que obraba en funciones del desarrollo, el bienestar y la democracia. Con Vietnam todo eso se había derrumbado. La nueva ideología, en cierto modo retomaba el ideario wilsoniano que presidió el ingreso de Estados Unidos a una política mundial. El 4 de enero de 1980, el Presidente Jimmy Carter decidió bloquear el abastecimiento de cereales a la Unión Soviética. También impuso severas restricciones a la industria pesquera rusa y a su barcos de captura, y, al mismo tiempo, limitó los acuerdos de pesca. A una ostensible afirmación de su supremacía. Los militares argentinos nunca comprendieron la importancia de la ideología de los "derechos humanos". Esto último, por no mencionar el activismo diplomático y transnacional que movilizaba por aquel entonces. Los militares incurrieron en una confusión absurda entre la noción elemental de las garantías constitucionales y las premisas internacionalistas del humanismo jurídico. Difícilmente una dictadura podía darse el lujo de ignorar y violar abiertamente ambos condicionamientos. Tras las visitas de miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a la Argentina se difundieron la cifra de seis mil desaparecidos, mientras que la organización privada Amnesty International difundió una cantidad desaparecidos que alcanzaba los veinte mil. La imagen exterior del gobierno militar argentino fue afectada cuando el arquitecto Pérez Esquivel obtuvo el premio Nobel de la Paz en 1980.
Pero los arrestos diplomáticos de Carter y su capacidad de movilizar sanciones no parecieron haber constituido un obstáculo. La pérdida de imagen tampoco. El proyecto de recuperar legitimidad para un régimen militar desde la acción autónoma de sus propias instituciones armadas, si resultaba exitoso podría haber dado cierta perdurabilidad. Ante la propia sociedad argentina y ante la comunidad internacional ese proyecto requería de una prueba de fuerza y una demostración de autonomía. En este punto, creemos que entra la cuestión de la guerra de las Islas Malvinas en 1982. No fue otra la intuición que movió a toda la estructura militar, otorgándole unos días de consenso civil y patriótico en torno al objetivo de su recuperación.
Si el problema de los derechos humanos, como es lógico, había derrotado a los militares en el terreno de la moralidad internacional al punto de oscurecer la derrota de la subversión, ellos pensaron posible otra carta. Esta carta fue la acción directa contra el colonialismo británico. Una suprema y desesperada inversión en el prestigio que cosechan los Estados débiles contra los poderosos, pero que, en el caso Argentino, dada las injurias producidas a la sociedad también necesitada victorias concretas. No se perdonaría el fracaso.
Por eso mismo, seguramente sin saberlo, administraban un país que estaba entrando al proceso de globalización que se completaría definitivamente en las tres décadas siguientes y cuyos efectos agregados se viven en la actualidad.