HOMEANAJE A CATALUÑA. Por Edgardo Arrivillaga.


Resultado de imagen para bandera de cataluña

En menos de cuatro días de la masacre perpetrada contra ciudadanos catalanes y de otras nacionalidades, entre ellos dos argentinos, una eficiente operación de inteligencia, que coordinaron la base naval británica de Gibraltar y los servicios secretos españoles, localizaron y eliminaron sin vueltas a los seis perros rabiosos que actuaron el jueves pasado.

Hay varias cosas intereseantes en este operativo. Fue ejecutado por países democráticos, impecablemente ajustados a los derechos humanos, la población estuvo permanentemente actualizada de la progresión de las acciones en curso y la democracia europea se ha defendido una vez más. Los delincuentes constituían la base elemental para consolidar un pelotón o una escuadra, cuyo número gira en torno a los seis hombres, pero afortunadamente no los veremos más en ninguna parte.

Entre tanto la ineficiente Argentina continúa sin poder resolver ni el bombardeo a la Amia ni el asesinato del fiscal Alberto Nisman Garfunkel, ocurrido hace más de dos años con la tácita complicidad del anterior gobierno con sus Timerman, Parrilli y otros epifenómenos, y el del actual que ronronea alrededor de las versiones absolutamente contradictorias y desinformativas que nos proponen los Stiuso, los Arribas y otros personajes igualmente deleznables.

Bien por Cataluña entonces.


LA HISTORIA DE UN MISERABLE. Por Edgardo Arrivillaga.

GERARDO “TATO” YOUNG.
Nació en 1972. Es periodista y escritor, especializado en investigaciones políticas y judiciales. Desde el 2010, es columnista de actualidad y política en Radio Mitre. Actualmente, integra el equipo de Encendidos en la Tarde, en el segmento diario de 14 a 17 hs, junto a María Isabel Sánchez y Rolo Villar. Tiene dos secciones destacadas: “Catarsis” y “Tatografia”. Además, conduce junto a Nuria Am el magazine Banda3.0 en el canal Metro, de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana. Y su ciclo de entrevistas QuieroQueMeExpliquen (QQME) por Metro, los miércoles a las 23 horas. Hasta el 2012, fue Editor del Equipo de Investigación del diario Clarín. Colabora con distintos medios gráficos.
Publicó cuatro libros.; en 2006 SIDE. La Argentina Secreta (Planeta) donde contó la historia del servicio de inteligencia de la presidencia. En 2008 Negro contra Blanco (Planeta), un retrato obre Luis D´Elía y los movimientos piqueteros. En 2013 Mujeres Casi Perfectas (Planeta), retratos irreverentes de las damas del poder: Karina Rabolini, Sandra Mendoza, Agustina Kampfer, Juliana Awada y Susana Freydoz. Y en el 2015, su bestseller Código Stiuso, sobre La SIDE, la política desde las cloacas y la muerte de Nisman . La trama de amenazas, traiciones y muerte, y los detalles del pacto secreto entre Parrilli y el ex agente de inteligencia.
En más de veinte años de periodismo gráfico realizó numerosas coberturas sobre episodios de corrupción, asuntos judiciales y organismos de inteligencia. Gracias a esos trabajos ganó numerosos premios, como el de la fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (2007) y también el Premio Rey de España, por su participación en un trabajo multimedia sobre los juicios contra los militares (2012).
Casi sin buscarlo, se convirtió en uno de los mayores especialistas en el sórdido mundo del espionaje.
Ganó numerosos premios, entre otros, el de la Fundación García Márquez. Desde hace algunos años mudó su pasión a la radio (Mitre) y la televisión, en el Canal Metro.
Lorena y Gerardo, una familia muy normal
La querida esposa: Lorena Maciel, la conocida voz de pito del horario de la tarde de TN, experta en difamaciones varias, y en defenestrar a toda protesta callejera, excepto que sean los bien intencionados hombres de campo. Caos como palabra principal. Opinadora compulsiva, experta en todos los temas de la sociedad, y en hacer caritas cuando pronuncia Kirchner, entre su haber tiene el honor de canjear la entrega del equipo de la siesta inolvidable que dirigía Jorge Halperín, por su cargo en el canal de cable.
El esposo: Gerardo Young, escritor pretencioso, que se hiciera famoso por escribir un libro incomprobable sobre la SIDE, - afirma que el 19 y 20 de diciembre de 2001, estuvo armado por los servicios- pero aún más famoso sobre su manejo terrorífico sobre la causa Amia, que escribía sin repetir y sin soplar, todo lo que le venía masticado desde el juzgado del destituido Galeano.
Pero su pluma, no se quedó allí, el buen hombre es el “investigador” de Clarín, dirige el suplemento Zona. Hace muy poco tiempo, para vergüenza periodística escribió un libro con el que pensó hacer unos dinerillos extras gracias a la estupidizada clase media porteña, al que título Negro contra Blanco, sobre la vida de Luis D´Elia.
El libro resultó ser una bazofia de prejuicios comunes que hasta Luis Majul, lo criticó desde su blog.
Desde su libro disparó frases como la siguiente: ¿Lo que Luis busca es un atajo, una fórmula para no trabajar, para pasar por esta vida sin cumplir un maldito horario, sin levantar un ladrillo?”. “se quejan pero en las villas tienen antenas de televisión” y escribe: “(…) el pobrerío del que habla Luis puede pasar hambre pero algunos tienen teléfonos celulares que sacan fotos digitales, cosa extraña pero cierta”.
El periodismo, bien gracias.
Pero Young a pesar de todo, no se achica, para él, el Ingenio Ledesma no existe, tampoco los grandes terratenientes, ni la burguesía jujeña, sobre Milagros Sala nos dice: “¿Puede Milagro Sala, esa criatura frágil y agresiva, mal, manejar el destino de toda una provincia?” “Tiene un presupuesto de unos 200 millones de pesos al año, decide leyes o las elimina, expulsa funcionarios, administra su propia Justicia, da trabajo a miles de jujeños desesperados, manda a quemar edificios públicos”.
Las pruebas bien gracias. Parafraseando el viejo clásico de Sui Generis, Lorena y Gerardo, una familia muy normal.


LOS LANZALLAMAS, CRISIS DEL PROCESO POLÍTICO ARGENTINO. Por Edgardo Arrivillaga.

La mayor parte de los analistas de este domingo coinciden en señalar que el bipartidismo no ha muerto en la Argentina. Por una lado se expresa a través del macrismo, una constelación de partidos que intenta dar jaque mates parciales para obtener una victoria electoral en las próximas elecciones. El planteo kirchnerista es absolutamente lo opuesto. Acumula poder para neutralizar los espacios de cohabitación posibles, si es que los hay con el macrismo, y apunta a 10 años de hegemonía peronista en el país.

Y esto es bastante lógico. Macri debe manejarse con un archipiélago de partidos neoliberales más allá de tendencias populistas que aún resultan ser insuficientes, en tanto que el kirchnersimo se abroquela en una posición de nacionalismo teñido de la fuerza irracional que expresaba Eva Perón. En ese sentido la muerte de Néstor Kirchner beneficia a su mujer y coloca a los aparatos en una posición de atención casi militar. Esta situación se clarificará en unos pocos días y allí jugará un rol obsesionante, estruendoso, la juventud que no visualiza exactamente al macrismo como el partido de los jóvenes y probablemente su pituitaria política lo acerque con la ciega vocación de poder que en general exhiben los jóvenes a la militancia.

En el interin, hay un perfecto imbécil que confunde patriotismo con nacionalismo, no son exactamente los mismo, y no escatima esfuerzos para intentar penetrar mis opciones políticas con una clara voluntad difamatoria y de muy pocas luces. Ese señor, al cual acompañan algunos personajes como pie equino, finge ser anti kirchnerista pero en realidad sus apetencias lo acercan al fascismo puro y duro. En los últimos tiempos todos han estado incursionando en grupos que les son totalmente ajenos, como ser las Fuerzas Armadas y las propias fuerzas de seguridad.

Esta situación provocará un aluvional despeñadero en las dos grandes fuerzas políticas enfrentadas, pero que no han encontrado todavía un proyecto de país. Los dos personajes más contradictorios en este sistema de alianzas dentro de las alianzas son el señor Marcos Peña, que oscila entre el Opus Dei y el judaísmo militante, y algún cristinista que busca finalmente su razón de ser.

Como dijo cáusticamente el rey de España, ser argentino, en estas elecciones, no son la expresión de una nacionalidad sino más bien de una profesión.



LOS PROTOCOLOS DE LOS SABIOS DE LA INFORMACIÓN. EL OJO TUERTO DE EUROPA. Por Pilar Rahola.

¿Qué ha pasado para que una persona ideológicamente atrasada, que no tiene pensamiento, ni ninguna concepción de la complejidad, y que históricamente no actúa como un líder ni en el mundo musulmán, ni en el árabe, pueda convertirse en un héroe? La pregunta no la formula ningún pensador pro Israelí, o directamente judío, sino Samí Nair, intelectual árabe francés, en su momento asesor de Mitterrand y, a pesar de su radicalidad en la cuestion palestina, claramente crítico con la deriva intelectual y moral que está llevando al mundo islámico al desastre. Ciertamente, pues, ¿qué ha pasado? ¿Qué ha ocurrido en el mundo, y en los diversos mundos, desde que Bin Laden lanzó su maléfica fatwa, un lejano 23 de agosto de 1996? ¿Por qué motivo, lo que Salman Rushdie llamó el islamismo paranoico y Jean Francois Revel tildó de nueva ideología criminógena (perfectamente asentada entre el comunismo bárbaro y la barbarie nazi), está subiendo como la espuma y cubriendo la tierra de sangre derramada, de fanatismo nihilista y de nueva y seria amenaza contra la libertad? Han ocurrido muchas cosas, y a pesar de la recurrente patología del pensamiento europeo, tan patológicamente antiamericano y antiisraelí que no ve mas allá de sus narices, mucho de lo que ha ocurrido tiene que ver con la propia culpa europea y, mutatis mutandis, la mismísima culpa arabe. ¿Error de cálculo en el presente? Gravísimos errores acumulados en el pasado y multiplicacion de errores en la actualidad. Hablemos de ellos y, especialmente, del complejo entramado de mentiras sobre las que se sustenta la ceguera actual de muchos intelectuales europeos, mentiras que se han convertido en verdades sobre las que sustentar una nueva forma de intolerancia: la reformulación moderna del Viejo monstruo del antisemitismo. Israel es el centro de la acusacion; Estados Unidos, la causa de todos los males; y lo árabe, el núcleo de todas las victimologías. Sin embargo, lo unico cierto es que la culpa europea esta ahí, camuflada, perfectamente embellezida con vestidos Chanel (el antisemitismo de salon, que señaló el Comisario Europeo contra el Racismo), políticamente correcta en la enorme incorrección moral que es, hoy por hoy, el pensamiento europeo.

Esta es, pues, la traicion y la mentira de Europa.

Primera traición y primera mentira: la memoria. Atid azicaron, me habita el futuro del recuerdo, dice la sabiduría del Templo. Sin embargo, lo único cierto es que Europa ha hecho suya esa maldad que asegura que olvidarse es tener buena memoria. El olvido ha sido una opción europea, perfectamente escogida para desgracia de la justicia; de hecho, perfectamente coherente con su tendencia suicida a alimentar lo mejor del pensamiento, pero también lo peor del pensamiento. Si fuimos los inventores, propagadores y ejecutores del antisemitismo secular, ¿por qué motivo tendría que ser hoy distinto? Hay algo en el ADN europeo que devora nuestros organos judíos como si fuera un cáncer voraz, a pesar de ser órganos vitales. Instalados, pues, en el olvido militante, reinventamos el antismemitismo a pesar de no tener ya judíos. Un antisemitismo sin judíos, dijo de ello Paul Lendvai, y la constatación de tamaña miseria intelectual la tenemos diariamente en muchas ciudades europeas. No se cuán contrastado está el dato que leía en un informe reicente, pero me parece altamente creible: en estos casi tres años de Intifada ha habido más agresiones en Europa contra sinagogas que en la Kristalnacht. Además, se ha creado un flujo migratorio de miles de judíos (hasta ahora no reconocidos como refugiados por el Alto Comisionado de la ONU), y la prensa ha iniciado un proceso de demonización contra Israel y contra los judíos, que no tiene precedentes desde el agujero negro del nazismo. Todo ello no habría sido posible si previamente Europa no hubiera militado, con ímpetu, en el olvido de su propia miseria moral. La primera traición, pues, de Europa es hacia los judíos. Es decir, hacia sí misma. Y es una traición a la memoria trágica y a la culpa que de ella se deriva. Excepto Alemania, que ha hecho un proceso serio de expiación y catarsis colectiva, el resto del continente no ha querido recordar, no ha querido enseñar y, sobretodo, no ha tenido ninguna intención de aprender. España, por ejemplo, artífice de ese 9 de Av que firmó el edicto de expulsión, y cuna del totalitarismo inquisidor, no solo no practica la autocrítica histórica, sino que hasta existe una corriente que quiere beatificar a Isabel la Católica. ¿El holocausto? Ni un solo niño español ha estudiado la profunda lección moral que surge de la mayor tragedia de la humanidad, de manera que la Shoá se percibe como un hecho lejano, más vinculado a la virtualidad del cine, que no a su propia historia, y por supuesto, exclusivamente judío. De la desmemoria nace la ignorancia; de la ignorancia renace el prejuicio; y en el prejuicio vuelve a habitar la intolerancia. ¿Quién dijo aquello de que no hay nada mas peligroso en el mundo que la ignorancia sincera? Pues Europa tiene un empacho supino de sinceridad imbécil, iletrada y absolutamente desmemoriada.

Es en ese contexto de olvido contumaz, de banalización de los caminos que nos llevaron al odio (desde el corazón mismo del cristianismo hasta el delirio de Stalin de acabar con los medicos judíos, los famosos batas blancas, pasando por la estacion final de Ausswitchz), en el contexto de relativización del antisemitismo impregnado en el córtex mismo de Europa, es en ese contexto en donde nacen los Saramago y los Theodorakis. ¡Y pensar que nos enamoramos del escritor con el Memorial do convento! ¡Y pensar que lo hicimos del músico viendo Zorba el griego! ¡Quien iba a avisarnos que, bajo la piel intelectual de ambos, palpitaba un corazon despreciable! Porque estos dos no son antisemitas sin lectura. Estos han leído, han pensado, han analizado, pero cabe preguntarse con qué órgano lo han hecho. La inteligencia del estómago solo sabe navegar entre bilis... De Saramago no diré más de lo que hemos escrito muchos a lo largo de estos meses, excepto recordar que se formó en la misma escuela de libertad, democracia y tolerancia que su buen amigo Arafat: los pechos amorosos de la KGB... Quien amó a Pol Pot y a Stalin y aún ama a Castro, no tiene mucho que sorprender. Al fin y al cabo, como dice Thierry Saint-Jacques, la izquierda ha enviado a Hitler al infierno, pero se ha cuidado mucho de salvar a Stalin. Cien millones de muertos no tienen quien les escriba... Así pues, ¿como no va a considerar Saramago que seis millones de muertos judíos son una chiquillada olvidable, si nunca ha reconocido a los cien millones muertos por el comunismo? El pueblo judío ya no merece simpatía por los sufrimientos que pasó, dijo alegremente. Y me pregunto, José Saramago ¿en qué preciso momento has tenido tu simpatía por los judíos?, rancio comunista sin sentido crítico, corroído por los dogmas y las consignas, y tan ciego que has amado a dictadores y asesinos que han matado en nombre de la libertad. ¡Vete al carajo!

Al carajo con el amigo Mikis Theodorakis, otra innoble alma. Ha dicho textualmente: esta pequeña nación es la raíz de la maldad. Está llena de vanidad y de una obstinación maldita. Y ha añadido, en un alarde de ignorancia ilustrada, los judíos y los griegos no son comparables, porqué los griegos han tenido eximias personalidades como Pericles, y los judíos solo han tenido patriarcas. ¿Se refiere al Pericles que condenó a muerte a Sócrates? ¿Se refiere al personaje desalmado que Sófocles retrató en Edipo Rey? Y, sobretodo, ¿en qué saco del desprecio coloca a los 140 premios Nobel que le Pueblo Judío ha aportado a la Humanidad? ¿Qué hacemos con Ellie Wiesel, con Elías Canetti, con Bashevis Singer, con Nelly Sachs, con Saul Bellow, con Brodsky, con Imre Kertesz, con Rabin, con los casi 50 Nobel de Medicina, con…? ¿Qué hacemos con la maldad cuando se disfraza de músico mítico y, en nombre de la solidaridad, practica la más rancia de las intolerancias? El español Indalecio Prieto dijo, en plena Guerra Española, nada se puede hacer ante un batallón de fascistas recién comulgados. Y ahí tenemos a Theodorakis, recién comulgado en su fe progresista. En fin, ¿qué hacemos? Hacemos lo que estamos haciendo: despojarle del disfraz, sacarle la careta pretendidamente heroica y mostrar la fealdad del alma que hay en su interior.

Hoy, los Saramago y los Theodorakis son los caballos de Troya del antisemitismo ilustrado europeo. Ya no se trata de la extrema derecha. Se trata de la izquierda épica. Pero es que, como escribió mi buen amigo Marcos Aguinis, hay una izquierda que camina hacia la antimodernidad. He ahí dos buenos ejemplares.

Pero existen, rugen y son creíbles porqué Europa no ha hecho los deberes. El olvido, pues, de la propia culpa es como la indiferencia: son sustento, pan y fundamento de la violencia. La violencia misma, que diría Hermann Broch, y ¿quién podría desmentirlo?

Sobre el olvido y la minimización de la Shoá, se construye un auténtico edificio antisemita, viejo en su pálpito interior, pero nuevo en fórmulas y lenguajes. Un antisemitismo con prestigio, bien visto en universidades y cenáculos, políticamente correcto y progresista y, por supuesto, antisionista. Es tan extraordinaria su fuerza de convicción que ha aunado, en un solo eje a tres corrientes del pensamiento igualmente patológicas: el populismo nacional-católico, el excomunismo y ese deporte favorito de los europeos que es el antiamericanismo. EL ANTISEMITISMO, PUES, ES EL LUGAR COMÚN DE LAS DIVERSAS VERSIONES DE LA INTELIGENCIA TOTALITARIA. Y está de moda. Quizás porqué, tal como asegura ese interesante pensador del judaísmo secular, Sherwin Wine, ser racional no está de moda.

La conclusión es clara. Europa está viviendo un auge sin precedentes desde hace décadas, del antisemitismo secular que siempre la ha marcado y la ha destruido. Su primera traición, traicionando a la memoria, es una traición a sí misma.

La Segunda traición es a la verdad. El edifico antisemita actual está construido sobre dos pilares igualmente poderosos. Uno tiene que ver con la cultura de odios y prejuicios que nos marcan como pueblo. Pero el otro pilar es absolutamente necesario para que esos prejuicios tomen alas y echen a volar: la mentira informativa. Y mentir, hoy por hoy, es un verbo que conjugan con igual entusiasmo periodistas e intelectuales, hasta el punto de que, sobre la verdad de Israel y del conflicto árabe-israelí, se ha creado otra verdad paralela que, basada en la distorsión y la falsificación de la historia, está substituyendo a la propia. Tampoco aquí nada es nuevo, ya que todo el antisemitismo histórico y actual tiene que ver con la mentira. Lo diré, pues, con la dureza que la acusación conlleva: Europa, la Europa ilustrada, intelectual, periodística, la Europa que informa día a día sobre Oriente Próximo y que es la responsable del estado de opinión tan vorazmente antiisraelí, está reescribiendo unos nuevos Protocolos de l os Sabios de Sión. Los agentes secretos del zarismo son substituidos por los periodistas de la modernidad; el peligro ancestral del complot judío se verbaliza ahora como complot yankee-israelí; el judío malo de antes es el judío malo de siempre, sólo que ahora su complot se sitúa en Wall Street y tiene ejército. Nunca dejará de sorprenderme y de horrorizarme la fuerza que tienen las viejas maldades. Lo decía así la Liga Anti Difamación (ADL), en un estudio entre adultos de cinco países europeos: es alarmante encontrar en este mundo post-Holocausto y post 11-S, que una de cada cinco personas cree en las viejas calumnias. En España, por ejemplo, el 71% cree en el concepto del lobby financiero judío, lobby que, por supuesto, mueve los hilos del mundo. Así pues, en el principio de los tiempos tuvimos los textos cristianos convirtiendo al pueblo judío en deicida. Creo que hay un tipo impresentable por ahí que quiere hacer de ello una película… En 1903 tuvimos los Protocolos, arropados por la extrema derecha rusa, que contribuyeron a crear los progromos que asolaron aquel país hasta 1914, así como la matanza de 60.000 judíos en la Guerra civil entre blancos y rojos. En 1920 tuvimos a Henry Ford y su delirante El judío internacional. Y en la Alemania vencida y crispada, bien alimentada por los Protocolos, Hitler escribió su Mein Kampf y Rosenberg y Goebbels se encargaron de propagar el odio y legitimar la persecución. Los resultados son bien conocidos.

Hoy, en la misma Europa donde nació todo, el odio, la persecución y el exterminio, nace una nueva narrativa cuyos estigmas son lejanos, su distorsión es igualmente desacomplejada y sus consecuencias, en cualquier caso, nunca pueden ser buenas. Esta es la rotunda acusación que hago: el mundo periodístico e intelectual, fundamentalmente de izquierdas, ha escrito unos nuevos Protocolos cuya influencia es elevada y cuya consecuencia es demoledora. Día a día, noticia a noticia, declaración a declaración, hoy no tenemos ese u otro libro feroz, hoy tenemos una hemeroteca llena. LOS PROTOCOLOS DE LOS SABIOS DE LA INFORMACIÓN son, como los antiguos, maniqueos, criminalizadores y falsos. Su objetivo es Israel. Su motivo, muchos motivos, la mayoría innobles. Su justificación es Sharon. Su excusa, el antisionismo. Su arma, el prestigio. Su propagador, miles de medias. Su gurú, los Saramago. Su aliado, Arafat. Su resultado, el antisemitismo…

Este es el decálogo de mentiras y distorsiones en el que basan una realidad paralela, totalmente falsa, pero presentada como cierta.

PRIMER CAPÍTULO DEL PROTOCOLO: Israel es un estado ilegítimo. De esta convicción parten la mayoría de planteamientos de izquierda actuales. Quienes fueron, por ejemplo, a Durban o a Porto Alegre, auténticos escándalos antisemitas, como los tipificó el Centro Simón Wiesenthal (por cierto, permítanme este inciso para elevar mis honores al alma noble de la eterna compañera de Simón, Cyla Wiesenthal, que hace poco murió), decía que quienes fueron a Durban, saben de qué hablo… Sin embargo, en el listado de países nacidos al albur de la descolonización (entre ellos, casi todos los árabes y algunos tan absurdos que aún se dan de bruces con el sentido común), ¿hay algún estado con una base más moral que la del estado de Israel? ¿Se pueden acumular más motivos, más dolor, más tragedia, más muertos, más derecho histórico, que el que acumularon los judíos para crear el estado? Sin embargo, en boca de los voceros del antisionismo, Israel es el único país del mundo que tiene que pedir perdón por existir, el único que no es legítimo y el único que no tiene derecho a defenderse.

SEGUNDO PROTOCOLO: Sharon es la madre de todas las maldades. A pesar de que Sharon ha llegado a decir lo que nunca dijo Rabin, que está a favor de un estado palestino (haré las concesiones dolorosas que haga falta, dijo en la Vanguardia española el pasado 16 de noviembre); a pesar de que es el hombre que desocupó Yamit y que cada vez que ha existido un precario principio de diálogo, ha ido más allá de los acuerdos (la última hoja de ruta, por ejemplo); a pesar de los pesares, todo el mundo en Europa cree en dos autos de fe: Sharon es el culpable de la Intifada y es un Genocida. No ha existido nunca en la historia un presidente democrático de un estado democrático que haya sido tan criminalizado como Sharon. De poco sirve que la Segunda Intimada naciera con el pacifista Barak. De nada sirven las matanzas entre árabes que culminaron en Sabra y Chatila: nunca hubiera imaginado ese odio entre árabes, dijo Sharon en el juicio que se le hizo. En el imaginario europeo era necesario que el judío malo medieval tuviera una reencarnación moderna para poder justificar la demonización de todo un pueblo. Sharon se presenta como esa reencarnación y por ello resulta tan útil. Sin embargo, y es una verdad tozuda a pesar de las muchas mentiras, la responsabilidad de los miles de muertos de esta Intimada solo tiene un responsable, y está en el lado palestino.

4.- En perfecta coherencia, si Sharon es malvado e Israel es un estado ocupante, la paz no la quieren los judíos. Esta afirmación, dicha con más o menos transparencia, late en el fondo de los artículos que culpan a Israel. Especialmente está presente en muchos colectivos que son antiisraelíes con buena fe, aunque ya se sabe que la buena fe puede promover desastres… Sin embargo, nuevamente la paz ni está hoy, ni ha estado nunca en Tel Aviv. No la estuvo en el 48, ni en el 67, ni en el 73, cuando Israel las conquistó por derecho de Victoria, después de haber sido agredida. También ahora, como entonces, se defiende de una permanente agresión cuyos agresores viven en Palestina, pero cuyos hilos se mueven a centenares de kilómetros. La paz no está ni en Sharon, ni en Barak, ni la estuvo en Rabin, quien firmó los Acuerdos de Oslo porqué Arafat había prometido la paz. Oslo en el 93 con Rabin. Netaniachu en el acuerdo de Hebrón. Barak en el 2000 en Camp David. Y sin embargo, no hay paz. ¿Por qué no quiere Arafat? Sin duda, Arafat es un líder de la guerra, pero el centro de la violencia está en Damasco, en Riad, en Teherán, y estaba en Bagdad. Y mientras estas dictaduras teocráticas, basadas en el despotismo y en una lectura patológica del Corán, muevan los hilos del terrorismo palestino, difícilmente ningún presidente israelí podrá firmar la paz. Israel no ha declarado la guerra, pero se la culpa de la situación. Israel no tiene en sus manos la paz, pero se la culpa de no querer la paz.

Protocolos 5,6 y 7. De ahí cuelgan tres distorsiones más de la verdad. Una, que el pueblo palestino se muere de hambre. Otra, que solo los palestinos son víctimas. La tercera, que Arafat es un resistente heroico. Pero la verdad es muy distinta y se acerca bastante a estos datos:

.- El Banco Mundial ha dado a la ANP el doble por habitante de lo que recibió Europa con el Plan Marshall.

.- La U.E. (que, como denuncia François Zimeray, se niega a investigar) ha dado 330M. de euros para el sistema educativo palestino.

.- Los informes de corrupción política hablan de millones de dólares desviados a cuentas e inversiones de Arafat, entre ellas, inversiones en la planta embotelladora de Coca-Cola en Ramallah, en una empresa de telefonía móvil tunecina, y en fondos importantes en distintos paraísos opacos, entre ellas Islas Caimán.

.- Los oficiales norteamericanos que lo han investigado, estiman que la fortuna personal de Arafat supera los 2 billones de dólares, y de todos es sabido que Suha, su esposa en París, recibe 100.000 dólares mensuales.

.- ¿Qué decir del famoso monopolio de la Corporación del Petróleo General, que compró el combustible de una compañía israelí y lo aguó con querosén? Los propios hombres de Arafat hablan de la pesada comisión que se llevó el Rais.

.- Y todo ello sin hablar de los 50 millones de dólares que Saddam Hussein dio a Arafat por apoyarlo en la Guerra del Golfo, ni de toda la herencia económica de la OLP, especialmente importantes las donaciones de la KGB y de los saudíes.

Sin embargo, es cierto también que el pueblo palestino está en una situación económica deplorable. Pero, ¿es culpa de Israel? Antes de la Intimada, los palestinos tenían el mayor estándar de vida de todos los árabes. Hoy están, según el Banco Mundial, al nivel del Yemen. La corrupción moral y económica de Arafat es de tal magnitud que usa incluso el hambre de su pueblo como arma, mientras acumula fortunas indecibles. La acusación también vale para los países árabes del petrodólar, forrados de dinero, pero que nunca han hecho ni una sola inversión industrial, comercial, infraestructural. Su contribución a la vida de los palestinos es harto más generosa: pagar profusamente al terrorismo.

Es un pueblo víctima, sin duda, pero, ¿por culpa de quién? A parte del hecho histórico que nadie ha matado a más palestinos que los propios árabes, lo cierto es que son víctimas de sus propios líderes, corruptos, envilecidos y fanáticos. Líderes que, como dijo Golda Meir, odian más a los judíos de lo que aman a sus hijos. Víctimas del integrismo islámico, que los destruye como individuos y los convierte en máquinas de matar. Víctimas de unos países árabes que no pueden aceptar un vecino democrático viviendo en paz. Víctimas de una Europa que, criminalizando permanentemente a Israel, les alimenta aún más el odio. Y por cierto, les paga las escuelas donde ese odio se propaga e inculca. La nación islámica necesita esparcir el espíritu de la Jihad y el amor por el autosacrificio, dice, entre otras barbaridades "democráticas" el libro del Ministerio de Educación de la ANP titulado Cultura islámica, obligatorio en 11avo grado. Aunque mañana se firmara la paz, ¿qué haríamos con estos miles de niños educados en el odio, amantes de la muerte y adiestrados en el desprecio a la vida?

La magnificación de Arafat en Europa es lo peor de lo dicho hasta ahora. Traicionero, violento, autoritario, cruel, corrupto y, sin embargo, amado por Europa. Este hombre que con un ojo lee a Marx y con el otro a Hitler, marcado históricamente por su biografía sangrienta, héroe de los Tres Noes y traidor de Camp David (donde engañó incluso a Clinton), y cuyo gobierno deja por herencia un terrorismo sanguinario, un caos económico, un déficit absoluto de bienestar, mafias y fanatismo, este hombre es un héroe para toda la izquierda, para la mayoría de la prensa y para mucha de la opinión pública europea. Los motivos son múltiples y no es nuevo que Europa se enamore de dictadores fanáticos que enarbolan banderas de libertad. Tampoco lo es que, faltada de épica propia, practique un panarabismo romántico irreal y suicida. Pero además, y no lo olvidemos, Arafat es enemigo de Israel y, hoy por hoy, también de EUA. Europa, en su ceguera, tiene suficiente con ello.

El octavo punto de mi particular decálogo tiene que ver con l a minimización del terrorismo palestino, consecuencia de ese síndrome de David contra Goliat que practica la prensa europea. Es así, por ejemplo, como una mujer destruida en su individualidad, corroída por el odio y amante de la muerte, y cuya principal hazaña es poner una bomba en un restaurante de Haifa, no es llamada terrorista sino joven abogada resistente. Europa aún no ha tomado una posición de responsabilidad con el terrorismo, y su indiferencia se convierte en un notable aliado de la violencia.

Finalmente, dos elementos más que culminan este largo proceso de despropósitos que doy en llamar Los Protocolos de los Sabios de la Información: la mentira como práctica periodística y la configuración de una imagen totalitaria de Israel. Sobre la primera no hace falta decir mucho. Está ahí y llena, todos los días, los periódicos. Solo hace falta, por ejemplo, leer la documentación que ampara a la denuncia que Take a Pen ha hecho ante diversas instancias europeas contra la prensa española: 5 cajas de recortes de diarios, diapositivas, mapas y varios CD, así como grabaciones televisivas. Una documentación brutal que demuestra la sistemática vulneración de los códigos deontológico del periodismo y la burla a la verdad. Aún hoy ninguno de estos medias ha pedido perdón por la información que dio de Jenín o Belen, ni ninguno no ha dicho, por ejemplo, que Mohammed al-Durrah murió por bala palestina, o que existieron ambulancias con explosivos, o etc… El periodismo de hoy, especialmente el de izquierdas, ha substituido a la información por la propaganda, y a la idea por la consigna. El resultado recuerda la escuela del periodismo soviética…

Como tal y en su maniqueísmo de víctimas y verdugos, Europa dibuja una imagen totalitaria de Israel que toma cuerpo con cualquier excusa más o menos oportuna. Como si no fuera atacada, como si no muriera su gente, como si no estuviera en situación histórica de guerra latente, se le niega el derecho a la defensa y cualquier acción es tipificada como antidemocrática. Genocida, apartheid y limpieza étnica son términos usados habitualmente y ello a pesar de que Israel es la única democracia de la zona. La última excusa es el muro de protección. Nuevamente aquí la información cae derrotada por la tergiversación y la mentira. ¿A quién le importa que un terrorista tarde menos en pasar a pie de Kalkiliya a Kfar Saba, de lo que tardarán ustedes en leer este escrito? ¿A quién, los 127 terroristas que pasaron a Israel desde la Ribera Occidental y mataron a 428 israelíes, a parte de los heridos? ¿A quién le importa que 573 terroristas más intentaran pasar? Y, sobretodo, ¿a quien le importa que la valla fortificada de la Franja de Gaza, construida en el 2001, haya conseguido evitar que ni un solo terrorista suicida penetre por allí? Por supuesto, nada se dice de las 42 puertas que permiten el paso de trabajadores, o el hecho que Julián Schvindlerman explicaba en el Miami Herald: en diciembre de 2000 (justo antes de construir la valla de Gaza) trabajaban 3300 palestinos en la zona industrial Erez. Como resultado de la mejoría de la seguridad, h oy 5000 palestinos trabajan allí. A quien le importa…

Continuar no tiene sentido porqué los ejemplos de distorsión están a millares. Pero esto es lo que hay, hoy, en Europa: la recreación de una auténtica gramática antisemita, con lenguaje renovado, pero basado en prejuicios inmorales tan antiguos como la misma Europa. Europa, sin duda, tiene unos nuevos Protocolos. Los Protocolos del siglo XXI.

Finalmente, en su triple traición, Europa traiciona a los ciudadanos de cultura musulmana, y lo hace tanto con su apoyo a sus líderes más despóticos, como con su ceguera ante lo que significa el integrismo islámico. Lo cual es pura dinamita para sus propios intereses. 1300 millones de personas de profesión islámica no son culpables. Ni lo es, tampoco, la fe que los arropa, antaño ejemplo de convivencia entre religiones y hoy refugio de la intolerancia, el antisemitismo y el antioccidentalismo. Pero es cierto que es en nombre de Alá que hoy se alimentan las ideologías totalitarias, las violencias más tenebrosas y los conflictos armados. No hay que olvidar que, de los casi 30 conflictos abiertos en el mundo, más de 20 tienen motivaciones islamistas, desde Cachemira hasta Chechenia, desde Sudán a Palestina. Lejos quedan los ejemplos de Burguiba en Túnez, o de Mustafá Kemal en Turquía, substituidos por una concepción patológica de la religión, convertida en refugio identitario antidemocrático, ahistórico y ferozmente antioccidental. El término que Freud usó para otro momento trágico de la historia, la marea negra del oscurantismo, sirve nuevamente.

No solo el petróleo no ha sido usado para liberar a los ciudadanos y para crear una sociedad ilustrada, democrática y avanzada, sino que el petróleo ha sido usado como una auténtica arma de destrucción masiva, y ha alimentado al terrorismo, a los conflictos sangrientos y a la multiplicación de las madrazas coránicas. En Pakistán, por ejemplo, hay 7000 madrazas coránicas que enseñan a unos 600.000 alumnos. Se calcula que la mitad pasará a ser militante radical. Vivimos en una guerra constante, dice Ibdul Rashid Ghazi, mullah de la mezquita Vermella de Islamabad, y las madrazas deben prepararse para la guerra. Usada la religión como arma contra el progreso, cultivada la gente en el odio a Occidente y sometida a regimenes despóticos, hoy tenemos un montón de países enormemente ricos que, sin embargo, son subdesarrollados. En la mayoría de ellos, hay más desigualdad que en los años 50. La corrupción, las élites inmensamente ricas, las administraciones hipertrofiadas, las prácticas fiscales discriminatorias, unos servicios públicos defectuosos, y unos mullah llamando cada día a conquistar el paraíso por la vía de las bombas, son los diversos pirómanos del fuego que hoy arde en el mundo. Un fuego que usa a los palestinos como gasolina, y a los judíos como carne en la hoguera. La riqueza del petróleo, pues, solo ha servido para encarcelar aún más a los ciudadanos en la cárcel de la ignorancia, el despotismo y el fanatismo.

¿Por qué acuso a Europa de traicionar a los musulmanes? Porqué lejos de analizar la raíz de la locura integrista y de señalar las evidentes responsabilidades, minimiza el terrorismo islámico, practica un antiamericanismo balsámico a oídos integristas, magnifica a Arafat y demoniza a los judíos, cuyo simbolismo está estrechamente ligado a los valores de la libertad. Es decir, creyendo Europa que satisface a los 20 millones de musulmanes que habitan en el continente, en realidad los está condenando. Ahí tenemos, como último ejemplo de ocultación y minización, la acusación que acaba de lanzar el Financial Times contra la Unión Europea, y donde explica que el informe de 112 páginas del European Monitoring Centre of Racism and Xenpohobia (EUMC) de 2001, no ha sido publicado expresamente por la Unión por el miedo que provocan sus conclusiones. El informe detalla, con precisión, la dedicación lógística y económica de decenas de ONG´S árabes para potenciar un nuevo antisemitismo en Europa. El senador americano Robert Wexler envió una carta a Javier Solana pidiendo la publicación del informe. El informe no ha sido publicado. La pregunta, por tanto, es pertinente: ¿A quien beneficia que informaciones de esta naturaleza sean escondidas e incluso negadas? Solo beneficia al miedo.

Desde mi punto de vista, hay que liberar al Islam del Islam nihilista, heredero natural de los dos grandes totalitarismos de la historia. Stalin secuestró la idea de justicia, y destruyó a la utopía. Hitler secuestró a la vieja Europa, y también la destruyó. El integrismo secuestra a lo musulmán, y puede destruirlo por mucho tiempo. En el proceso de autodestrucción, se matará y nos matará mucho. Judíos y no judíos.

Mientrastanto, Europa hace la siesta, siempre observando al mundo con ese ojo tuerto que le dotó la historia. ¿Qué espera para entender lo substancial? ¿Que haya un atentado en París o Londres? Arden las sinagogas de Neve Shalom y Beth Israel y Turquía quema (por el camino, ya de paso, arde una escuela judía en París), pero en Londres se manifiestan 100.000 personas contra ¿…Arabia Saudí, Pakistán, Sudán, Siria…?. Por supuesto que no. ¡Se manifiestan contra Bush! Ese ojo tuerto, enfermo y patológico, que nunca ve donde tiene el incendio…

El antisemitismo no es una cuestión judía. Ni lo son las bombas contra las sinagogas. Ni lo fue Amia. Ni lo es cada israelí que muere bajo el totalitarismo terrorista. El antisemitismo y el terrorismo y el integrismo son una cuestión de libertad. Ustedes, judíos, solo son nuestros canarios. ¿Conocen la metáfora? Los canarios usados en las minas de carbón para medir la contaminación. Cuando morían, la contaminación estaba muy alta. Cuando mueren judíos en el mundo por ser judíos, la contaminación de la democracia es peligrosa. Los judíos son los canarios de la democracia: viven y mueren si vive o muere la libertad. Por ello, siempre que los enemigos de la democracia han crecido, han muerto judíos. Primero judíos. Después todos.

El antisemitismo es un problema de la libertad. Como lo es también ese ojo tuerto europeo que no ve más allá de sus complejos, sus esteriotipos y sus prejuicios. Europa forma parte de la solución. Pero ese huevo de la serpiente que habita en su interior, forma parte del problema.




INTERROGANDO AL TERRORISTA SUICIDA. Por Edgardo Arrivillaga

Monika II painting


Después del 11 de septiembre las preguntas que circundan los ambientes del mundo antiterrorista se obstinan en dilucidar una ecuación difícil.

El terrorista inmolado, el suicida autocelebratorio, constituye una ritualidad nacida en desierto del mundo islámico o -por el contrario-, forma parte de una refinada máquina de guerra puesta al servicio de una causa que, una vez mas, se pretende revolucionaria y a la vez nacional.

Según el especialista israelí Ehud Sprinzak, en un provocador articulo publicado en Foreing Affairs, no es necesario colocar el acento sobre el carácter irracional del suicida musulmán, para entender la profunda lógica interna de sus acciones.

"En el fondo es una táctica militar simple, básica y poco costosa" sostiene con la precisión de alguien que está haciendo un esquemático balance entre objetivo, costo, perdidas y logística, agregando

"solo se trata de evitar la fuga, ya que se sabe que el terrorista capturado no escapa a la muerte bajo interrogatorio"

Es cierto, hay una tremenda amplificación mediatica del suicidio", reconoce y eso -en el fondo- es lo que mas golpea".

Por su parte Martha Crenshaw, una especialista de la Universidad de Connecticut, argumenta que el martirologio es en si mismo una eficaz propaganda, ya que el martir se convierte en un modelo tardio, volcado hacia el futuro y -a la vez -una leyenda, que proyecta un halo de heroismo revolucionario para las generaciones que vendrán y culminarán su mandato de aniquilación, muerte y desafío.

Lo cierto es que el martilorologio no es consubstancial a la causa palestina, causa política de inspiración mas bien racionalista dentro del mundo árabe, que solo comenzó a blandir la cimitarra de la autoinmolación después de 1987, hace solo unos pocos años.

Ocurre que vistos con cierta esquema analítico los numerosos atentados autoinmolatorios no pertenecen a los palestinos sino a ese mundo conradiano que se encuentra entre Pakistán y la India. Es allí y no en Palestina, donde se encuentra el grupo mas eficaz en la ejecución de atentados, que implican la muerte o el semisuicidio del ejecutor. Y este grupo es básicamente el de los Tigres que se mueven en la folklórica tierra de Bengala, aunque resulten ser mucho menos mediáticos que los que se inmolan en los autobuses y las discotecas de medio oriente.

Mataron a Rajiv Ghandi, en 1991 y a un presidente de Sri Lanka en 1993 y han sistematizado una estrategia de inmolación para alcanzar el objetivo que consiste en el prolijo entrenamiento de comandos suicidas, de los cuales, poco se ha visto todavía en Palestina.

Un 30 por ciento de ellos son mujeres, ya que pueden disimular con un falso embarazo los explosivos que llevan debajo de su túnica, evadiendo con mayor pulcritud y eficacia los controles policiales.

Y si bien nadie quiere convertirse en una amable bomba humana, una de las elegidas sostiene -en un reportaje ofrecido a un periódico indio-, "es el mas grande sacrificio que puedo hacer para obtener nuestro territorio nacional y la única forma de que nos entiendan, aun si esto implica nuestra muerte"

Desde luego que los tigres destinados al suicidio no se consideran terroristas.

"Somos una organización de liberación nacional -declaran- queremos la libertad humana para nuestro pueblo. Somos combatientes".

Cronológicamente, del lado palestino, la primera bomba humana con éxito desbastador estallo en 1993 y produjo un efecto residual curiosamente perfecto: varios grupos reclamaron su autoría y el mas aguerrido en esa propaganda mortal era, indudablemente, Al Fatah.

Si realmente las operaciones de suicidio son una táctica militar, con escaso ingrediente religioso y tenue percepción de psicopatía encubierta, es poco probable que los mecanismos de destrucción se detengan en función de concesiones territoriales, acuerdos demográficos o cartas diplomáticas.

De alguna forma, ya lo había anticipado la etnóloga suiza Cristina Von Kaenel, al sostener que una identidad, la del suicida revolucionario, no logra esconder la otra, la mas profunda, la mas peligrosa, que es la del revolucionario a secas.

Un revolucionario peligrosamente jaqueado, volcado hacia el lado mas oscuro de su propio límite ya que es plenamente consciente que detrás de la táctica, eficaz pero primitiva, se esconde el rostro de la captura y la inmolación. De esa forma la astucia final de la inmolación no resulta ser, funcionalmente adecuada al paraíso, sino a la concreta búsqueda de una nueva identidad nacional.

En ese caso el problema no es el martirologio sino la eficacia del suicidio como herramienta política y como táctica militar.

También en Tchechenia, el ejercito ruso se ha visto enfrentado a tácticas suicidas y las explicaciones de los prisioneros son de una dura banalidad guerrera. "No es fácil entrar al paraíso" manifestaron escuetamente y con cierta ironía póstuma, cuando las tropas de Vladimir Putin ya los tenía entre sus fauces.

No resulta casual, entonces, que los terroristas se autodefinan como un arsenal de creyentes, una especie de infinita santabárbara de munición humana lista para deflagrar cuando la situación inmolatoria o la táctica militar y mediática lo exijan.

Y al respecto es bastante revelador recordar la posición de los teólogos libaneses en los años 80. Por razones doctrinarias no estaban dispuestos a aprobar las operaciones suicidas que ya se esbozaban y amenazaban con hacer tambalear el sueño de una paz occidental, producto de las probetas de la diplomacia modelo Camp David.

Frente a este fuego cruzado de creencias y tácticas militares bien aplicadas el espejismo de la paz se aleja cada día un poco mas.

Así, visto con cierto realismo el terrorista suicida refleja una estética occidental que decodifica románticamente las apuestas del mundo árabe en revuelta.

Pero la realidad es mucho más fría e inevitablemente pragmática.

Y las apuestas por la paz pareciera que deberán permanecer encapsuladas por un tiempo.



LA EXPULSIÓN DE VENEZUELA DEL MERCOSUR, UN TRIUNFO POLÍTICO DE MURICIO MACRI.

Cuando terminó la Cumbre del Mercosur en Mendoza, Mauricio Macri tuvo que apelar al budismo zen para ocultar su pésimo humor. Estaba molesto con Tabaré Vázquez, que frenaba la expulsión de Venezuela para satisfacer sus propias necesidades familiares y políticas. El presidente tuvo un frío vis a vis con su colega uruguayo y al terminar la Cumbre volvió a jurar que Nicolás Maduro pagaría por sus excesos políticos. Macri no perdió tiempo: anuló la condecoración de la Orden del General San Martín que había entregado Cristina Kirchner a Maduro y forzó una reunión de cancilleres del Mercosur para terminar con la pertenencia de Venezuela al bloque regional. Frente a la jura de los convencionales constituyentes bolivarianos y la muerte en las calles de Caracas, Uruguay no tuvo otra alternativa que plegarse a la posición democrática de Argentina, Brasil y Paraguay.
Macri lideró la ofensiva contra Maduro, pero ahora tiene que encabezar su gestión diplomática más compleja, orientada a proteger a la oposición política, minimizar los efectos de la expulsión del Mercosur en la vida cotidiana de los venezolanos y evitar que Maduro cause un efecto dominó que implique el cierre de las embajadas de Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay en Caracas. En este punto, el gobierno tiene dos posiciones. Macri, Marcos Peña y Fulvio Pompeo creen que ya hay que iniciar una nueva ofensiva que contemple la inmediata protección de las principales figuras de la oposición al régimen. Mientras que la línea de la Cancillería apela a la cautela básica de la diplomacia formal. El presidente, su jefe de Gabinete y el secretario de Asuntos Estratégicos argumentan que no hay tiempo que perder y que hay que encontrar consensos geopolíticos con los países de la región.
"A Venezuela no la van a sacar del Mercosur. Jamás. Somos Mercosur de alma, corazón y vida. Algunas oligarquías golpistas como la de Brasil o unas miserables como la que gobierna Argentina podrán intentarlo mil veces, pero siempre estaremos ahí", dijo Maduro a la radio que regentea Luis D'Elía en Buenos Aires.
El presidente de Venezuela tiene un cronograma de trabajo que ejecutará sin ninguna contemplación. A través de la Convención Constituyente asumirá la suma del poder público de Venezuela, reforzará las condiciones de persecución de los referentes opositores y designará a una nueva jefa del Ministerio Público, porque la fiscal rebelde Luisa Ortega ya fue destituida y ahora se ha escondido para evitar que la capture Maduro y sus servicios de inteligencia.
Macri se tomará unas horas para definir su posición institucional. Quiere saber qué harán sus socios del Mercosur, qué condiciones de seguridad se pueden establecer en la embajada argentina en Venezuela y cómo puede reaccionar Maduro si una decena de perseguidos políticos –entre ellos la ex fiscal Ortega—solicitan asilo a la Argentina. El presidente sabe que Chile ya protege a un puñado de perseguidos, que facciones bolivarianas atacaron la embajada de España y que es mínima la ayuda que se puede exigir de la Casa Blanca.
El Mercosur expulsó a Venezuela y aguarda que Maduro retroceda un paso para abrir una mesa de negociación entre todas las partes en pugna. Será difícil: el presidente bolivariano no dudó en limar la imagen internacional de Francisco para apuntalar su propia posición entre las distintas facciones del régimen que heredó de Hugo Chávez. Si no lo hizo con el Papa, porqué Maduro lo haría con Macri, a quién calificó como "empleado doméstico" de los Estados Unidos, mientras espera que Cristina lo llame para explicitar su solidaridad política y personal.
Fuente: Román Lejman. INFOBAE.



EL VATICANO APRIETA LAS CLAVIJAS SOBRE MADURO. Por Edgardo Arrivillaga

En una dura requisitoria los Estados Pontificios instaron a que cese en Venezuela la caza al hombre, las detenciones ilegales y la desaparición coactiva de personas. Como decía alguien, la carne de los curas puede ser la más indigesta.


LA NOBLESA HUNGARA Y ESA MIRADA SESGADA A LO BRITISH..

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/8/83/Queenie_abc_miniseries_print_ad_1987.jpg


FUMANDO ESPERO.

Monika at the Night Club


LA UNIÓN EUROPEA ANTE LA CRISIS POLACA. Por Edgardo Arrivillaga.

Hace muchos años, varias personas me confirmaron que Polonia estaba decidida hasta la últimas consecuencias a liberarse del talón de acero soviético. Era el comienzo de la descomposición, el enroque magistral del papable Glemp al arzobispo de Cracovia Juan Pablo II, quien forzó a los americanos a reconocer la legitimidad de la revuelta.

Los interlocuores fueron, entre otros, el general Jaruzelski, endurecido por su corsé metálico obtenido en la Guerra Civil Española, el fino intelectual de la Democracia Cristiana Z. Mazolewski y el aldabazo pronunciado por los portuarios de Gdansk nucleados bajo la sigla Solidarnosc.

Tengo en la pared de mi estudio la condecoración otorgada por el 2º Regimiento de Infantería dirigido por el militar masón Witold Przytulski, quien enfrentó simultáneamente a los intentos de desguace de Alemania y la Unión Soviética a la vez. La hipocresía occidental hizo pasar a la oficialidad polaca fusilada en Katya como muertos fascistas. A décadas del episodio se puede asegurar que la oficialidad fue ultimada por los soviéticos, con pleno acuardo de Stalin que hizo detener sus tropas frente a Varsovia para que ultimaran el cometido efectuado por la última carga de cabllería contra los tanques rusos en los albores del siglo XX.

Informé discretamente al embajador argentino en la época, quien presurosamente se fue a encontrar con Taiana para transmitirle la información. Mis días en polonia, sólo por ese acto, estaban egrégicamente cumplidos.

Ahora la Unión Europea, vacilante, permisiva y sin una política migratoria coherente, nos está llevando a la misma parálisis inercial.



ARGENTINA RECORDÓ EL ATENTADO A LA AMIA CON CRÍTICAS AL KIRCHNERISMO.

Normal 0 21 false false false ES-AR X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

El 23 aniversario se centró en el memorando con Irán y la muerte del fiscal Alberto Nisman.

Son muchos los que creen que el carácter del sistema jurídico político de Argentina encuentra su mejor ejemplo en la investigación en torno al atentado que el 18 de julio de 1994 redujo a escombros el edificio de la mutual judía AMIA, en Buenos Aires. El ataque terminó con la vida de 85 personas, entre empleados que trabajaban en el centenario edificio de siete pisos, vecinos y comerciantes del barrio de Once. La causa AMIA tuvo pistas y testigos falsos, pruebas plantadas y dos ramificaciones: el proceso que investiga el encubrimiento del ataque y el que intenta dilucidar de qué manera murió el fiscal Alberto Nisman, cuyo cadáver fue encontrado en el baño de su casa, el 18 de enero de 2015, con un disparo en la sien.

Como sucede todos los años, a las 9.53 de la mañana, una potente sirena retumbó por las estrechas calles del barrio. A esa misma hora del 18 de julio, hace 23 años, una carga de 300 kilos de nitrato de amonio mezclados con aluminio, que viajaban a bordo de una furgoneta, impactó en el frente del edificio. Es la hora en que en que abren las tiendas que venden tela y ropa barata y llegan a la estación de Once los miles de trabajadores que viven en el oeste del extrarradio porteño. También, como todos los años, se leyeron los nombres de las 85 víctimas del atentado más grande de la historia argentina. La justicia argentina acusó por el atentado a Irán, a través del grupo Hezbollah.

El presidente Mauricio Macri no participó del acto, sí estuvo en 2016, y envió en su lugar al jefe de ministros, Marcos Peña. La consigna de este año fue “23 años de impunidad en la historia de todos”, y esa palabra fue la que estuvo en boca de todos. En su discurso, el presidente de AMIA, Agustín Zbar, mencionó la palabra ’impunidad’ 15 veces. “La impunidad de los crímenes de lesa humanidad es una pesada carga, inaceptable en el concierto de las naciones libres del mundo. La impunidad, y en esto la causa AMIA es también un triste emblema, destruye la confianza en el sistema de justicia, agrava el daño ya cometido a las víctimas y a la sociedad", dijo.

Críticas al juicio en ausencia

Luego de cinco años, la otra agrupación que reúne a los familiares de víctimas, Memora Activa, volvió a realizar su propio acto conmemorativo en las puertas de la AMIA. El lugar elegido por la organización fue la puerta de los Tribunales, pero tuvo que cambiar de idea porque encontró la calle cerrada al tránsito por remodelación.

Memoria Activa cuestiona el proyecto del gobierno nacional, que busca convertir en ley los juicios en ausencia, una herramienta que dota al Estado argentino a designar defensores oficiales de su país, para representar a los iraníes sospechados y realizar un juicio como si estuvieran presentes.

En diálogo con EL PAÍS, Diana Wassman, integrante de Memoria Activa, señaló: “En nuestro país, por cómo funciona la Justicia, no estaría garantizado el derecho a defensa de nadie en un juicio en ausencia. Además, aquí se estaría enjuiciando a personas que son supuestos autores intelectuales y no materiales; con esto, las dificultades para que haya un juicio justo son muy grandes. Es un absurdo absoluto y a los familiares eso no nos parece justicia, sino un simulacro. Aquí no hay un acusado, no está la persona y ni siquiera su abogado.

Zbar alguna vez calificó de “cuchillazo por la espalda” al memorando que el gobierno de Cristina Fernández firmó con la República Islámica Irán para que las autoridades jurídicas argentinas -entre ellas el fiscal fallecido Alberto Nisman- puedan viajar a ese país a indagar a los acusados. Incluso, afirmó que la administración Kirchner “traicionó a la comunidad judía”. Días atrás, AMIA rechazó una propuesta que Irán hizo a través de Interpol, el primer acercamiento desde el frustrado memorando, para llegar a una verdad en forma conjunta. “Poner a disposición de la justicia argentina a los acusados por la voladura es la única instancia posible de colaboración que esperamos de Irán”, dijo AMIA en un escrito. “Hasta ahora, el accionar del gobierno iraní ha demostrado una total falta de compromiso para contribuir a esclarecer el atentado, protegiendo políticamente a los imputados y negando las evidencias. Por otro lado, jamás han contestado ninguno de los exhortos diplomáticos librados en la causa durante años, lo cual evidencia su sostenida falta de voluntad en colaborar con la investigación”.

Luis Czyzewski, presidente de una de las agrupaciones que reúne a los familiares de víctimas expresó que “no fue ético ni coherente que durante varios años se haya reclamado en todos los ámbitos posibles que Irán ponga a disposición de la justicia argentina a los imputados en la causa AMIA y que luego se hayan arrodillado ante los que nos agredieron firmando un vergonzoso y absurdo memorando, cuya razón de ser nunca pudo ser explicada coherentemente. Sin que nada racional lo justificara, pasaron del reclamo más firme a besarle los pies a los terroristas”. “Cuando se dijo que el memorando era lo mejor para la investigación, nunca tuvimos respuesta a una pregunta que hicimos: Si era tan bueno para el país, ¿Por qué se negoció en secreto y sin dar intervención a los familiares, como había prometido la entonces presidenta?”, manifestó en relación con Cristina Fernández.

Por último, se dirigió al excanciller del kirchnerismo: “Señor (Héctor) Timerman, hoy está absolutamente claro que el memorando no se negoció en forma conjunta sino que lo impuso Irán y lo aceptó Argentina. Hoy sabemos que usted le mintió a la AMIA, a la DAIA y a los familiares de las víctimas en la reunión en la que sólo busco confundir y sacarse una foto con los asistentes. También le mintió a los legisladores que trataban el proyecto de ley que aprobó el pacto entre agresores y agredidos”.

Peña, en tanto, manifestó la voluntad oficial de ratificar el "compromiso como gobierno y como personas" para "que no haya impunidad en esto que ha sido un acto contra la humanidad, como todos los actos del terrorismo. Desde ese lugar se está analizando en el Senado la posibilidad de avanzar en la herramienta del juicio en ausencia, así como la desclasificación de archivos y la digitalización de los expedientes”. Luego de muchos años, la Unidad Fiscal AMIA, la que era dirigida por Nisman, parece avanzar, aunque sea en forma moderada. Semanas atrás avanzó en la hipótesis de un terrorista suicida tras el hallazgo de un ADN hasta ahora desconocido entre los escombros y obtuvo la identidad de la última víctima sin identificar. Resta aún recorrer el largo camino de la justicia completa.

La Justicia avanza contra Cristina Kirchner por la denuncia de Nisman.

La Justicia argentina no da tregua a Cristina Fernández de Kirchner. Un magistrado ordenó medio centenar de medidas de prueba contra la expresidenta en la causa que la investiga por presunto encubrimiento de los iraníes acusados de perpetrar el atentado contra la mutual judía AMIA. La causa se basa en la denuncia presentada por el fiscal Alberto Nisman contra Fernández en enero de 2015, cuatro días antes de , en circunstancias aún sin aclarar. Nisman denunció que el Gobierno kirchnerista firmó un memorándum con Irán en 2013 que preveía tomar declaración a los procesados en la causa AMIA a cambio de la retirada de las órdenes de captura de Interpol y de la firma de convenios comerciales bilaterales. El juez Daniel Rafecas rechazó dos veces la acusación por "inexistencia de delito" al argumentar que ni el memorándum, ni los acuerdos comerciales ni la petición a Interpol se concretaron. Pero el pasado diciembre, la Cámara Federal de Casación Penal ordenó apartar al juez y reabrir la causa, que ahora avanza a gran velocidad.

Fernández siempre ha negado cualquier posibilidad de encubrimiento. Su argumento es que una decisión de Estado, como puede ser un acuerdo bilateral entre gobiernos, no es materia de análisis penal. Mucho menos que se considere a los ministros como parte de una banda destinada a ocultar pruebas. Pero Nisman llevaba 11 años al frente de la causa AMIA y su muerte confusa puso todas las miradas en la última denuncia que el fiscal presentó ante la Justicia.

El atentado contra la AMIA fue el segundo contra intereses judíos en Argentina durante la década de los 90, después del perpetrado contra la Embajada israelí dos años antes. Ambos ataques terroristas permanecen impunes dos décadas después y las investigaciones para esclarecer lo sucedido están plagadas de irregularidades. El presidente argentino en ese momento, Carlos Menem (1989-1999), está siendo juzgado por presuntamente haber intentado desviar la investigación.

La Justicia tampoco ha podido esclarecer cómo murió Nisman. Más de dos años después, aún no se sabe si se suicidó o si fue asesinado, aunque esta última hipótesis -defendida desde un primer momento por la familia- ha cobrado fuerza desde que la causa pasó a manos de un juez federal. La investigación sobre su muerte nunca ha podido despegarse de la dimensión política del caso. Macri ordenó desclasificar todos los documentos relacionados con el caso y liberó a los espías argentinos de guardar secreto. Pero el expediente acumula ya 14.000 páginas y aún así, está lleno de incógnitas por resolver.

Fuente: Ramiro Barreiro. El País, España.



CONVERSACIONES EN LA PELUQUERÍA. Por Edgardo Arrivillaga.

Entre los análisis del día se destaca el de Julio Blanck quien al pasar señala la victoria cristinista en las próximas elecciones argentinas. El razonamiento es bastante impecable porque el macrismo ya ha perdido la partida.
En lo que podemos llamar conversaciones en la peluquería, se tramó una conspiración contra un verdadero héroe argentino que incluyó robo de personas, sustracción de identidad, en realidad fraude ideológico, en una época en la que el ADN no estaba difundido y una algarabía que ni siquiera Horacio pudo resolver. ¿Y quién es Horacio? Es el encargado de legajos de la carrera de Psicología, entre otras cosas, en la Universidad del Museo Social Argentino.
Los responsables de todo esto fueron una estrepitosa pseudo psicoanalista que recorría alegremente sus montañas mendocinas en una versión rediviva de Jennifer Jones. Todo esto porque de joven el padre, un héroe argentino, simplemente extendía su derecho de pernada sobre otras presas. La situación llegó a un límite improbable en aquellos tiempos ante la Justicia, pero que ha cambiado sensiblemente con la popularización del ADN. Aparentemente el niño ha sido inventado, la identidad también, y el resultado ha sido catastrófico para esa familia. Claro, todo esto tiene su origen en las conversaciones en la peluquería, donde nuestra Jennifer Jones soñaba alborozada con vengarse del padre, facilitar que la madre tuviera relaciones íntimas con su soldado asistente y todos felices y contentos. Desde luego que las pruebas del ADN han modificado sustancialmente la revisión del pasado, proyectándolo hacia un futuro escasamente previsible.
La persona en cuestión perdió su título de Psicología, tampoco estaba muy difundida la computadora en aquellos tiempos, y los documentos extraviados eran simplemente desaparecidos. ¿Eran desaparecidos? Sí; tan desaparecidos como otros 6000 reales, que se confrontan con las realidades de Lopérfido y de un sector del CELS, otra demostración de la absoluta irresponsabilidad argentina, cosa de la cual il portone di bronzo, el padre Cavalli, me había advertido.
Pero la cosa no termina allí. La reconstrucción del pasado y su prolongación en el futuro con las causas penales colindantes puede hacerse perfectamente, como lo demostró el capitán Scilingo, el aviador naval que terminó detenido en España pese a las intermediaciones del periodista católico Mariano Grondona Poggi en su momento. Hay que tener mucha responsabilidad y mucho cuidado en estos asuntos porque los gritos del silencio inevitablemente retornan.
En el siglo pasado el emperador Francisco José visitó una ciudad francesa y fue interceptado por el alcalde local quien le dijo: Discúlpeme Excelencia porque no le hemos podido rendir honores ya que en principio la Iglesia no tiene campanarios. Francisco José respondió secamente: Ahórreme los puntos 2 y 3. No los necesito.


CONVERSACIONES EN LA PELUQUERÍA. Por Edgardo Arrivillaga.

Entre los análisis del día se destaca el de Julio Blanck quien al pasar señala la victoria cristinista en las próximas elecciones argentinas. El razonamiento es bastante impecable porque el macrismo ya ha perdido la partida.
En lo que podemos llamar conversaciones en la peluquería, se tramó una conspiración contra un verdadero héroe argentino que incluyó robo de personas, sustracción de identidad, en realidad fraude ideológico, en una época en la que el ADN no estaba difundido y una algarabía que ni siquiera Horacio pudo resolver. ¿Y quién es Horacio? Es el encargado de legajos de la carrera de Psicología, entre otras cosas, en la Universidad del Museo Social Argentino.
Los responsables de todo esto fueron una estrepitosa pseudo psicoanalista que recorría alegremente sus montañas mendocinas en una versión rediviva de Jennifer Jones. Todo esto porque de joven el padre, un héroe argentino, simplemente extendía su derecho de pernada sobre otras presas. La situación llegó a un límite improbable en aquellos tiempos ante la Justicia, pero que ha cambiado sensiblemente con la popularización del ADN. Aparentemente el niño ha sido inventado, la identidad también, y el resultado ha sido catastrófico para esa familia. Claro, todo esto tiene su origen en las conversaciones en la peluquería, donde nuestra Jennifer Jones soñaba alborozada con vengarse del padre, facilitar que la madre tuviera relaciones íntimas con su soldado asistente y todos felices y contentos. Desde luego que las pruebas del ADN han modificado sustancialmente la revisión del pasado, proyectándolo hacia un futuro escasamente previsible.
La persona en cuestión perdió su título de Psicología, tampoco estaba muy difundida la computadora en aquellos tiempos, y los documentos extraviados eran simplemente desaparecidos. ¿Eran desaparecidos? Sí; tan desaparecidos como otros 6000 reales, que se confrontan con las realidades de Lopérfido y de un sector del CELS, otra demostración de la absoluta irresponsabilidad argentina, cosa de la cual il portone di bronzo, el padre Cavalli, me había advertido.
Pero la cosa no termina allí. La reconstrucción del pasado y su prolongación en el futuro con las causas penales colindantes puede hacerse perfectamente, como lo demostró el capitán Scilingo, el aviador naval que terminó detenido en España pese a las intermediaciones del periodista católico Mariano Grondona Poggi en su momento. Hay que tener mucha responsabilidad y mucho cuidado en estos asuntos porque los gritos del silencio inevitablemente retornan.
En el siglo pasado el emperador Francisco José visitó una ciudad francesa y fue interceptado por el alcalde local quien le dijo: Discúlpeme Excelencia porque no le hemos podido rendir honores ya que en principio la Iglesia no tiene campanarios. Francisco José respondió secamente: Ahórreme los puntos 2 y 3. No los necesito.


EL IMPARCIAL. Por Edgardo Arrivillaga.

The Noble Cortesana painting

Hace dos meses el ex asesor de la embajada siria en Buenos Aires concretó una amenaza telefónica sobre mi persona imitando al señor Gerardo Tato Young, agente periférico de la SIDE. Grabé cuidadosamente la conversación y el señor Young o su imitador se dedicaron prolijamente a anoticiarme donde estaba internada mi madre, que padecía del mal de Alzheimer, intentando consolidar un conocimiento profundo de mi entorno familiar. Sin inmutarme, estoy acostumbrado a estas operaciones, lo invité a tomar contacto con mi madre, saber de que ella había fallecido 60 días antes. El señor Young y su titiritero desaparecieron velozmente del circuito de las amenazas.
Co respecto del señor Asís, que no me sorprende en absoluto que defienda las posiciones del fallecido Jorge Rafael Videla y actualmente las de la señor Cristina Kirchner, una tacuarista residual, debería ser más precavido. El señor Asís tiene sus cuentas en dólares en el Banco Supervielle sucursal Recoleta, y se precipitó con una bolsa presuntivamente con dinero temiendo probablemente un Corralito 2. El escriba, buen escriba, tiene un excelente libro que se llama Los reventados y un segundo libro, Flores robadas en los jardines de Quilmes que consolidó su talla literaria. Los demás, que superan los 15, no consiguieron hacer foco en la opinión pública porque son libros basados en la información de la Cancillería y en la hermenéutica china astrológica que este hombre cultiva. Es razonable entonces que entre una tacuarista residual, el fallecido Jorge Rafael Videla y las pesquisas piloteadas por Simón Lázzara haya cierto grado de contubernio, mucho más cuando el único libro leído por el señor Macri es justamente El Manantial de Ayn Rand, lo que podríamos definir como Nietzsche para tenderos. En fin, ya volveremos sobre estos temas, pero el ex asesor de la embajada siria debió haber entendido que con las familias uno no se mete, que es el principio básico de cualquier servicio de inteligencia. Seguiremos con este asunto.



LA REVOLUCIÓN ALEMANA Y LAS BICLETAS ARGENTINAS. Por Edgardo Arrivillaga.

Venice painting

Pareciera que la segunda revolución alemana y la primera del siglo XXI ha comenzado. Los elementos tienen su lógica. Los alemanes han elegido Hamburgo, una ciudad que fue arrasada por los bombardeos británicos que partían del norte de Escocia y cuyo jefe, el mariscal Harris Bomber, prefería precipitarlos al mar antes que frenar la cadena de montaje que los ingleses habían montado contra Alemania. Es demasiado caro, había dicho, y prosiguió desguazando el poder militar alemán. Quienes tienen memoria podrán releer “Catch XXII” y podrán tener una idea somera de lo que fue aquello. En lo ideológico y para los más sofisticados les puedo recomendar a Fichte en sus discursos a la nación alemana.
El hecho es que hoy la juventud ecologista y aguerrida lucha por el liderazgo occidental en una Europa que se desangra. Todo esto lo anticipé hace 40 años en un libro-ensayo que se llamaba “Pacifismo y sovietismo en una Europa turbulenta”. El embajador Francisco Figuerola tuvo la amabilidad de obsequiarme uno de los pocos ejemplares sobrevivientes. Figuerola también me advirtió que yo tenía un potente enemigo en las entrañas de la SIDE, y esto se refería a dos personas que bien conozco. Un abogado laboralista mimetizado de jugador de rugby y un miserable sin escrúpulos que vive en la calle Vicente López y que por lo tanto su jurisdicción penal responde a la comisaría 17; y es allí donde probablemente actuaré.
Jorge Asís, un lánguido admirador del imperio persa y del general Videla a la vez, también es de la partida en ese coqueto bar que se llama Rodi, lugar que centrifuga las aspiraciones altoburguesas que no llegan a degustar un puro en ese Auschwitz local que se llama La Biela.
Pero volvamos a la situación alemana que es lo que realmente importa. Los jóvenes alemanes pujan por el liderazgo de una Europa en ruinas. No han digerido en absoluto el Brexit, mal ejecutado por la señora Theresa May y que la ha obligado a la inversión de las alianzas, recostándose sobre los 10 votos que le propuso el partido Orangista. Son los hombres de Belfast en su expresión más pura y dura.
Los jóvenes son antiglobalizadores, no podía ser de otra manera, anti capitalistas y en algunos casos hasta se detienen a escudriñar en las viejas tesis de Werner Sommer y en la escuela de Frankfurt que nuclearon Walter Benjamín y el esteticismo de Fritz Lang y la escuela arquitectónica Bauhaus. El problema de todo esto no se dirime en los términos Oriente y Occidente, excepto en un punto: el anti catolicismo. Mal hizo el gran inquisidor de Roma, torpe, apresurado e ignorante, al enfrentar a Donald Trump y a la señora Merkel a la vez.
La situación es grave, costará algunas decenas de muertos, pero no responde a la pregunta esencial: qué es hoy Europa y quién hegemoniza su capital intelectual juvenil y tecnológico. Jóvenes segando helicópteros con rayos de ultrasonido son un hecho frecuente, pero sobre todo cómo se traducirá en las próximas elecciones donde la señora Merkel debe hacer coincidir su prusianismo esencial con los intereses de la nación alemana en una disputa que a partir de ahora adquiere características trágicas para el desarrollo de la Unión Europea. Hoy son 12 mil, mañana serán 100 mil afectados por la desocupación y la falta de oportunidades en una Europa que todavía no se sabe si es pasado, museo o zoológico.
La cuestión palestina no está exenta en este tablero. El potencial de guerra alemán se ha reservado de intervenir más en cuestiones logísticas, la Fuerza Aérea especialmente, pero sus elementos de tensión y modificación del mapa político están inexorablemente latentes.
Todo esto tendría que tener una solución política en las próximas elecciones, pero ya sabemos que la explosión juvenil es irreversible. Las últimas guerras mundiales lo demostraron. Para colmo Kohl y Heincher han desaparecido de la escena y no se conoce muy bien el calibre de la nueva dirigencia alemana, que es nacionalista, luterana y apta para todo combate.
Debo agregar, para ser absolutamente honesto, que hay un señor que se llama Gerardo ”Tato” Young que me ataca solapadamente desde hace días desde el circuito que gira en torno al bistró Rodi. De él también me voy a encargar, aunque lesione los intereses del ignaro señor Fantino que ha hecho sus méritos, pero como en una versión macrista de Víctor Hugo Morales no puede escapar a quien le paga. Hay otro miserable que se ha dedicado a colectar información sobre mí con un espíritu vehementemente católico. Tengo los antecedentes de ese señor y las espadas de Agartha se erguirán próximamente sobre su cabeza. Es un papista desconsolado y claramente no puede evitarlo.
La próxima reunión del G-20 deberá ser cuidadosamente monitoreada por los servicios secretos argentinos. No es la primera vez que nos comemos disputas de otros. Pero en este panorama hay una revelación: Macri nombró a una funcionaria como directora de bicicletas. Un programa realmente revolucionario.