El PAPA,por Angel Faretta.

Publicado en 07/12,2015

Imaginemos una sociedad, estructura, lo que sea, que durante siglos se ha apoyado en un grupo societario o militante de tal sector geográfico y mental. Que, ciertamente, ese grupo originario con el correr de los siglos ha comenzado a defeccionar, a bajar banderas y conceptos. Pero que para levantar las acciones, cuando la parte originaria está en baja, remolona o entregada a la plancha, se recurre a sectores digamos más recientes, que han por idioma y mentalidad entendido -modo sui- el protocolo originario de tal grupo o sociedad.

Esto puede ser útil o benéfico, qué duda cabe, pero y olvidar o cargar de culpas al sector originario que ha puesto dinero, esfuerzo, voluntad, estilo ritual y arquitectónico y que ha dado miles de mimesis pictóricas, cantos, misas solemnes, que luchó perdiendo miles de hombres defendiendo a quien quería acabar hasta con el domo vaticano, con esos ¿que hacemos? ¿Les decimos gracias por los servicios prestados y nos dedicamos a exaltar a quien lejanamente participó de todo ese orbe? Me parece injusto que los socios fundadores no recibamos, a pesar de nuestros pecados, las gracias correspondientes por haber sostenido todo eso con sangre, guerras, arte, canto gregoriano y demás. ¿Se nos va a sacrificar por buscar más número de adherentes en terra incognita. Cuidado Francisco, que esas cosas se pagan, Mirá el mapa actual por favor.



Comentarios

Añadir Comentario