Anibal Fernandez,la efedrina,el candidato del Papa y los pequeños asesinatos que todos cometemos.

Publicado en 08/04,2015

Cuando faltan cinco días para las elecciones primarias, el flagelo del narcotráfico descerrajó ayer el enfrentamiento más virulento en el seno del kirchnerismo bonaerense. Aníbal Fernández y Julián Domínguez, ambos precandidatos oficialistas a la gobernación de Buenos Aires, se trenzaron en una nueva pelea luego de que un informe periodístico revelara los presuntos nexos del jefe de Gabinete con el tráfico de droga y el triple crimen de General Rodríguez, ocurrido en 2008.

El informe de Periodismo para todos (PPT) impactó como un misil en la línea de flotación de la campaña del jefe de Gabinete y las esquirlas se expandieron por todo el kirchnerismo bonaerense; la preocupación ayer en el pináculo de la dirigencia oficialista era palpable, sobre todo por el ocasional daño que pudiera provocar en la candidatura presidencial de Daniel Scioli, que ayer se recluyó en el mayor de los silencios. En medio de la tensión, Fernández decidió salir a pegar fuerte: embistió no sólo contra el Grupo Clarín y las denuncias en su contra, sino que además arremetió contra su rival Domínguez, a quien acusó de haber financiado el informe en su contra y de "comprarles droga a los transas".

"Es una agresión lisa y llana, financiada por la millonada que pusieron mis contrincantes en las PASO del Frente para la Victoria", disparó Fernández. "Hablan de cómo combatir el narcotráfico, que empiecen por no comprarles droga a los transas", fustigó.

La respuesta de Domínguez tuvo una de cal y otra de arena. Se solidarizó con Fernández por haber sido víctima de una "operación de prensa", pero, acto seguido, advirtió que eso no lo habilita a ensuciar a sus rivales y que no tolerará sus acusaciones. Reiteró que tiene grandes diferencias con el jefe de Gabinete en materia de lucha contra el narcotráfico y, elípticamente, le aconsejó que diera las debidas explicaciones ante la Justicia sobre las denuncias vertidas en PPT.

El escándalo se desató luego de que Martín Lanatta, condenado a prisión perpetua por el triple asesinato, señalara a Fernández como autor ideológico. Sus víctimas, Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón, estaban vinculadas al tráfico ilegal de efedrina.

"A la acusación, la cual hemos repudiado, es el propio Aníbal Fernández, sin ensuciar a nadie, el que tiene que responder, explicar y aportar racionalidad. Y sabe que cuenta con toda nuestra solidaridad", enfatizó Domínguez ayer por la tarde, en conferencia de prensa.

"El hecho de que el jefe de Gabinete haya sido objeto de una denuncia mediática no lo habilita a ensuciarnos ni a mí ni a Fernando Espinoza (su compañero de fórmula). Y quiero ser categórico: esto es intolerable y nos daña a todos", insistió Domínguez, quien reiteró que pese a que lo llamó temprano por la mañana Fernández no le atendió el teléfono.



Después del informe presentado por Jorge Lanata, se ha transformado en un tema nacional, pero la denuncia original en los medios la realizó el periodista mendocino Christian Sanz, quien relacionó el triple crimen de General Rodríguez con Aníbal Fernández.
De todas maneras, hoy es un tema que está en el candelero, sobre todo con la proximidad de las PASO. Esta mañana, en la 99.9 habló el propio Sanz explicando cómo llegó a descifrar lo que sucedió detrás de la muerte de Sebastián Sforza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina. “Me alegra que todo esto se desnude porque es la punta del iceberg. Hay mucho más como los aportes de campaña en 2007, otros antecedentes de narcotráfico desde el año 94 pasando por Southern Wings y desnuda parte de la política en estado puro”, indicó inicialmente.
Su forma de denunciarlo fue publicando un artículo, pero no encontró la manera de hacerlo alcanzar la repercusión que después tuvo con Lanata: “es muy difícil hacer este tema interesante. Es un tema que debe preocupar a la gente y no la preocupa. Lanata lo hace más didáctico y llega a la gente. No estamos hablando de cualquier funcionario, sino el Jefe de Gabinete de Ministros que integra la mesa chica del kirchnerismo y el gobierno sabe de todo esto. Aparece muchas veces en causas de narcotráfico y siempre zafa por la presión que mete”, añadió.
Cuando habitualmente Clarín no publicaba cuestiones relacionadas con el funcionario oficialista, ahora parece haber revertido la tendencia y es un punto que se debe analizar: “en el Grupo Clarín nunca lo quisieron tocar y ahora le han quitado el favor, se ve que se están realineando”.
El triple crimen impactó mucho en su momento y fue porque tenía características muy particulares con sicarios que mataban para enviar un mensaje a terceras personas. En su investigación recogió testimonios que luego puso a disposición de la justicia y donde esa situación ya se avizoraba: “entrevisté a Sforza y me dijo que lo iba a matar Aníbal o la gente de Aníbal y lo terminaron matando. Siento un poco de culpa también porque cuando me lo dijo no le creía. Me dijo muchas cosas juntas, como que las empresas farmacéuticas estaban atrás de la adulteración de sus propios medicamentos, pensé que estaba delirando. Cuando vi la foto de que lo habían matado, no lo podía creer, me quedé paralizado”, relató Sanz. No podía creer que era cierto lo que le había contado: “me impactó el hecho de que una persona sabía que la iban a matar, no sabía cuándo, pero estaba jugado. Que exista en Argentina una persona con ese poder, a mí me asusta”.
Hoy Aníbal Fernández replicó mediáticamente diciendo que ya le había ganado dos juicios a Christian Sanz previamente, como desestimando la fuente de donde proviene la información. Sin embargo, el periodista aclaró que no fueron así los hechos. Incluso se remontó al inicio de sus trabajos: “cuando el kirchnerismo llegó al poder en 2003, no sabía quién era Aníbal Fernández pero me empiezan a llegar datos que lo vinculaban con el narcotráfico. Me tomé todo el tiempo del mundo para chequearlas, incluso estaban relacionadas con Mar del Plata. Cada cosa que iba chequeando era cierta”, contó.
Luego abundó: “un año después hice la primera nota de investigación con los vínculos de Aníbal Fernández. A partir de esa nota me hace un juicio por calumnias e injurias. La gané cinco años después con mucha dificultad porque me tocó Oyarbide como juez y cada cosa que presentaba le parecía que no era prueba. En primera instancia me condenaron, pero en la apelación gané yo”, aclaró.
La segunda ocasión en la que llegó a la justicia con Aníbal Fernández fue por el mismo tema que sale a la luz ahora. “Con el triple crimen hice mi propia investigación y al mes descubrí toda la trama entrevistando a 50 personas. Saqué una nota diciendo quienes eran los asesinos y que estaban todos vinculados a Aníbal Fernández. Ahí me hace otro juicio”, puntualizó. Sin embargo, advirtió que “cuando se da el juicio oral por el Triple Crimen, se termina demostrando lo mismo que yo había publicado en mis notas y me sobreseen por excepción de la verdad”.
Aníbal Fernández entonces, parece que esta vez tendrá que enfrentarse con la justicia ya que, al menos, el vínculo estaría mucho más claro ahora.


Comentarios

Añadir Comentario