LA ULTIMA APUESTA DE CRISTINA KIRCHNER. Por Egardo Arrivillaga.

Publicado en 11/09,2015

La prolongación de las sesiones legislativas ordinarias hasta el 9 de diciembre próximo puede tener la intencionalidad de prolongar el largo régimen socialfascista peronista. Esta maniobra se podría consumar con el simple expediente de eliminar la inhabilitación que pesa para la reelección de Cristina Fernández de Kirchner, anular las elecciones consumadas y ante el clamor popular permitir un interinato de Carlos Zannini, el desplazamiento de Daniel Scioli y la entronización por 4 años más de la presidente argentina.
Desde luego esto implica estudiar la ley de acefalia y repetir de alguna manera el esquema que Raúl Lastiri, interino entre Cámpora y Perón, facilitó al viejo líder que no pudo sustraerse a su ciega ambición de poder, pese a su decadencia octogenaria. Se agregaría a esto un estado de conmoción interior y ante la virtual desaparición de las Fuerzas Armadas como partido garante del orden, como lo fue en la época de Alejandro Agustín Lanusse, los dados estarían echados para dar un viraje hacia la extrema derecha disfrazada con los oropeles de los bien pensantes, los derechohumanoides y toda esa abnegada gente que lucha básicamente por conservar sus puestos de trabajo. Esto podría ser apoyado por esos organismos de papel que ha creado en su mayor parte el bolivarismo y todos los funcionarios internacionales que responden a esa concepción de poder. Esto implica una revolución derechamente y se debería en parte a la vacuidad ideológica de la blanda partidocracia argentina.
Espero que esta previsión, en realidad especulación, que esbozo en verdad no se cumpla en los hechos. Pero hay maniobras presidenciales que son sospechosas y curiosamente podrían ser un punto de retorno a los períodos anárquicos de la Argentina decimonónica. Esto es anterior a los arcabuzazos de Juan Manuel de Rosas, de la unidad geopolitica cimentada por Julio Argentino Roca y el progresismo industrialista, cultural y agrario europeo desarrollado por la generación del 80 y extrapolado a la Argentina que como ahora coincide simétricamente con los sucesos que están ocurriendo actualmente en Cataluña. Con una poderosa implosión de las fuerzas políticas y sociales que ya redibujaban la carta geografica europea para los años futuros.
Esta es una apuesta de máxima pero es una maniobra posible dentro de esa sociedad de irresponsabilidad ilimitada que constituye la matriz del kirchnerismo de tierra arrasada, latrocinio y envilecimiento de la moneda. No olvidemos que mucho antes del chavismo y de la fantomatica revolución bolivariana, el ex presidente peruano Alberto Fujimori simplemente aprovecho el desmadre económico y la proliferación de la guerrilla senderista para disolver de cuajo el Congreso y establecer un gobierno que montaba sobre las cenizas del APRA anterior al peronismo. De modo que ejemplos para estas aventuras macondianas no faltan.
Aunque conviene insistir si estas especulaciones extremas abonaran lo que podrían decir los historiadores del porvenir. Una derecha argentina que no estaba exactamente a la derecha, una izquierda que no era para nada la izquierda y un centro que curiosamente no se encontraba en ninguna parte.



Comentarios

Añadir Comentario