CERO EN CONDUCTA. Por Edgardo Arrivillaga.

Publicado en 11/15,2016

La señora Elisa Carrió debería entender que los antidepresivos hacen efecto en el largo plazo. Eso le impediría cometer dislates.
El general Milani no puede pretender recrear las condiciones del partido católico-militar y sus alianzas en 1944. Hay 2.000 rehenes que se lo impiden.
La Cancillería, por más que tenga simpatía por los Clinton, debe comprender que la neutralidad en los asuntos internos de otro país es condición sine qua non.
La señora Patricia Bullrich debe revisar las generosos ofertas que se le hicieron a Siria sin calibrar adecuadamente la progresión del conflicto y, una vez, más el crecimiento turco.


Comentarios

Añadir Comentario